¿Dónde está mi calle?

El misterioso caso de las calles que se otorgaron a prestigiosos autores de cómic en Getafe y nunca aparecieron

GETAFE / 02 JUNIO 2022 /.- Cada vez está más extendida la afición al cómic, gracias, entre otras cosas, a las adaptaciones de obras a películas o series, como el caso de la reciente The Batman o la exitosa serie de The Walking Dead, por no hablar de las continuas entregas de Marvel Studios.

Pero no debemos olvidar que esta afición no es tan nueva como pudiera parecer y que, desde siempre, hemos vivido entre tebeos, historietas y personajes creados por autores y autoras nacidas en nuestro propio país.

En pocas ocasiones se hace justo reconocimiento a estas personas que, con su trabajo e imaginación, nos han brindado personajes que ya son parte de nuestra cultura popular (cuántas veces se han comparado a los servicios de inteligencia españoles con Mortadelo y Filemón, por ejemplo)

Hace ya más de diez años, en abril de 2011, hubo un intento de dignificar el género del cómic y dar la importancia que se merecía a las autoras y autores patrios que durante tanto tiempo han permanecido en el olvido a pesar de la relevancia de sus obras.

Se propuso al Ayuntamiento de Getafe, encabezado por Pedro Castro en esos momentos, que, en los próximos desarrollos urbanísticos de la ciudad, se utilizaran autores y autoras de cómic para nombrar las calles. La idea era clara: visibilidad para el mundo del cómic y un respeto institucional para sus autores que, desde siempre, se les ha negado, poniendo de este modo a los historietistas a la merecida altura de otros artistas, como pintores o poetas, cuyos nombres llenan nuestras calles.

Se presentó la idea directamente al alcalde Pedro Castro, el cual aceptó encantado declarándose aficionado a los cómics y lector de “El Víbora” en su juventud. La concesión de estas calles se enmarcó en un certamen anual dedicado al mundo del cómic y que contaría con la presencia de los autores y autoras homenajeados, entre otros muchos artistas y actividades. Así fue como nació el ESCOGE, el Escenario de Cómic de Getafe.

Hemos de señalar que en ese año estábamos en pleno periodo electoral y algunas encuestas amenazaban la continuidad del PSOE en el gobierno local. 

El primer ESCOGE se celebró entre el 30 de abril y el 1 de mayo de 2011 en el Centro Cívico del Sector 3 con la presencia del propio edil getafense y de Sara Hernández, actual alcaldesa. Se homenajeó a Jan, el creador y dibujante de Superlópez, Carlos Giménez, conocido por su obra Paracuellos y la gran Purita Campos, que acompañó en la adolescencia a miles de chicas con su la colección de Esther y su mundo, ejemplo de superación de todas las dificultades que suponía dedicarse a una profesión copada casi en exclusividad por hombres. 

La entrega de las placas de las calles resultó un acto lleno de emotividad en el que los historietistas dieron muestras de su gratitud al consistorio getafense, reconociéndolo como un homenaje a su trabajo y, en general, al mundo del cómic, muy poco acostumbrado a este tipo de consideraciones. Jan, sordo desde los seis años, dio las gracias con hilo de voz suave y roto, salido desde el propio corazón que anudó la garganta a los presentes y humedeció sus ojos. Por su parte, Purita lloró al recoger la placa, haciendo emocionarse a todo aquel que conociera su esfuerzo y dedicación hacia el medio.

No es fácil que autores de tal prestigio en el medio acudan a un certamen primerizo celebrado fuera de las grandes capitales. 

Gracias al ingente esfuerzo e ilusión que se puso en el proyecto por parte del grupo organizador y de la Delegación de Juventud del Ayuntamiento, el certamen fue todo un triunfo y multitud de medios especializados se hicieron eco del evento. Como acto de cierre se hizo entrega a las autoras y autores galardonados de unas placas con el nombre de sus calles.

Tal fue el éxito que, el 29 y 30 de junio del año siguiente, se celebró el 2º ESCOGE en las mismísimas instalaciones del Teatro García Lorca y la Fábrica de Harinas. 

Si el anterior ESCOGE se había desarrollado en un clima preelectoral, esta segunda edición tuvo lugar en el primer año de legislatura del PP en nuestra ciudad. El entonces Alcalde, Juan Soler, dio su beneplácito para continuar con el proyecto y pidió que entre los autores homenajeados se otorgara una calle al, ya fallecido, caricaturista del ABC, Antonio Mingote.

En esa segunda ocasión, aparte del mencionado Mingote, se premiaron a los dibujantes Jordi Bernet, creador de Clara de Noche y Torpedo, Carlos Pacheco, uno de los dibujantes de superhéroes más reputado en Estados Unidos y Paco Roca, sin duda el autor español más destacado de los últimos tiempos, así como al autor francés Moebius, referente del cómic europeo y de la ciencia ficción.

Al igual que en el año anterior, el fin de semana culminó con la entrega de placas de calles a los autores, esta vez de manos de autoridades de signo político contrario al de la última edición.

El éxito y reconocimiento fue en aumento y ya se perfilaba al ESCOGE como otro festival al que tener en cuenta a nivel nacional, al mismo nivel de referentes como el Salón del Cómic de Barcelona o las Jornadas de Avilés.

Sin embargo, cuando llegó el momento de repetir el certamen al año siguiente, el Ayuntamiento decidió dejar de apoyar el evento y no se volvió a celebrar nada parecido en Getafe hasta el día de hoy.

¿Y qué ha sido de las calles otorgadas, más de diez años después? Nada. Existe un documento de la Comisión de denominaciones viarias que reconoce los nombres de los autores y autoras, pero no se ha hecho nada por llevar ese reconocimiento a la práctica.

¿Fue todo ello una pantomima de los partidos políticos, de uno y otro signo, para hacerse la foto? ¿Ni siquiera son capaces de llevar a la práctica compromisos como los que aquí se relatan? ¿Tan poco les importa mercadear con la ilusión, el trabajo y compromiso de la gente?

Purita Campos, por desgracia, ya no podrá ver su calle. Nos dijo adiós en 2019 dejando un generoso legado de cómics por leer. Nos gustaría recordarla leyendo sus tebeos, quizás en la terraza de algún bar de Getafe. O quizás ¿Por qué no? En un bar de la calle Purita Campos.

David Siles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *