Reforma laboral 2022

En los últimos cuatro meses, los contratos temporales han disminuido y se han incrementado los indefinidos.

GETAFE / 31 MAYO 2022 /.- Decreto-Ley y aprobación en el Congreso

Después de meses de laboriosas negociaciones entre empresarios, sindicatos y Gobierno – este último representado por la ministra de trabajo, Yolanda Díaz -, el 23 de diciembre de 2021 se alcanzó un acuerdo para establecer una nueva Reforma Laboral con objeto de reducir el desempleo y la temporalidad en el mercado laboral. 

El primer paso para aplicar esta nueva legislación fue la aprobación del Real Decreto-Ley 32/2021, de 28 de diciembre de 2021 en sustitución de la anterior legislación aprobada por el gobierno del PP los años 2012 y 2015.

El segundo fue aprobar la ley en el Congreso, para lo cual el gobierno hubo de pactar la ley con los partidos minoritarios, ya que el Partido Popular, Vox y los partidos nacionalistas habían previsto votar en contra. Finalmente, la Reforma Laboral se aprobó por tan solo un voto de diferencia. 

Los puntos más interesantes de la nueva Ley

La sustitución de la anterior Reforma Laboral, que ya figuraba en los acuerdos de coalición de Gobierno PSOE-Unidas Podemos, debido a la degradación del mercado laboral, encallado en unos altos niveles de desempleo y temporalidad.

Para paliar esos problemas, la nueva reforma Laboral fue diseñada con los siguientes objetivos:

  • Reducir el desempleo y la temporalidad
  • Dar prioridad a los Convenios Sectoriales  
  • Aplicar sistemas efectivos para la protección de empresas y trabajadores. 

En el primer apartado, la nueva ley pretende aumentar la estabilidad en el empleo por lo que se introduce el carácter prioritario del contrato indefinido. Los contratos de duración temporal se contemplan, pero sólo para determinadas situaciones. 

Asimismo, se elimina el contrato de trabajo por obra y servicio, que se sustituye por otros contratos temporales limitados en el tiempo que aseguran a las y los trabajadores derechos y salarios en las mismas condiciones que los contratos indefinidos. En este capítulo se incorpora la responsabilidad de empresas y subcontratas, que deberán trabajar en igualdad de condiciones y derechos para evitar maniobras anticompetitivas a costa de salarios reducidos.

Y se contemplan otros contratos para formación, con limitación en el tiempo y la posibilidad de compatibilizar trabajo con estudios. 

Estos cambios permitirán reducir la dualidad del anterior sistema de contratación que agudizó la brecha de derechos entre los trabajadores y que fue objeto de continuas críticas por parte de la Unión Europea.

El segundo apartado está relacionado con la puesta en valor de los convenios sectoriales, recuperando los sindicatos su capacidad de negociación con los empresarios. Con la nueva reforma los convenios de empresa no podrán establecer condiciones laborales o salarios por debajo de los convenios sectoriales; como ocurre en el caso de las camareras de piso de algunas cadenas hoteleras, cuyos convenios de empresa ofrecen peores condiciones laborales e inferiores salarios a los acordados en el convenio sectorial. También se recupera la ultraactividad, es decir, se mantiene la vigencia de los convenios mientras se negocian los nuevos acuerdos.  

Por último, se establecen medidas para simplificar los procedimientos para que las empresas puedan acogerse a los ERTE y se plantea la necesidad de apoyar la supervivencia de las empresas y evitar, en lo posible, los despidos en sectores con problemas generalizados o cíclicos según el llamado Mecanismo RED que pretende facilitar la regulación de empleo y, de paso, asegurar la formación y el reciclaje. 

Primeros resultados de la Reforma Laboral 2022

Aunque es pronto para analizar los resultados de la nueva legislación laboral, se aprecia un cambio favorable en la tendencia de la contratación y el empleo. En los últimos cuatro meses, los contratos temporales han disminuido y se han incrementado los indefinidos. En diciembre 2021, el número de contratos indefinidos se mantenía en un 10%. En abril 2022 esta cifra ya alcanzaba el 48%. En cuanto a los contratos de corta duración (1 a 7 días), en las últimas semanas han pasado de un 70% a un 25%.

En conjunto, se atisban datos positivos, aunque factores externos como las secuelas de la pandemia, la guerra en Ucrania o los precios de la energía pueden afectar a la recuperación. Tiempo al tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *