Otra mirada de Getafe.

Al concejal de cultura no le debería preocupar si la memoria histórica molesta a algunos desmemoriados .

GETAFE / 25 MARZO 2022&.- En el siglo pasado y primeros años del presente, algunos «ingenuos» hablaban y escribían sobre el cinturón rojo de Madrid y no se les pasaba por la mollera que podía llegar una tal Ayuso agitando un cóctel populista-fascistoide y arrasar en ese cinturón «rojo».

Y menos aún, se les podía pasar por la cabeza que el día 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, entrase un «caballero» (con chulería joseantoniana) en un bar de la calle Madrid despotricando, mintiendo e insultando a las mujeres que acaban de pasar manifestándose por sus derechos y por la igualdad, tema que le ofendía profundamente.

Cosas verdes, querido Sancho.

La capacidad de asombro y sonrojo no tiene límites para un malpensado como el que esto suscribe: el ilustrísimo Ayuntamiento de Getafe celebra el 50 aniversario de unos colegios públicos (uno de ellos se llamaba Francisco Franco) en una ciudad, que, en aquellos años de dictablanda (la dictadura para muchos), tenía un déficit de 12.000 plazas escolares. Nadie explica, ni dice, cómo unos pocos años después, la democracia, dio respuesta a esa demanda con 16.000 plazas escolares nuevas.

Al concejal de cultura no le debería preocupar si la memoria histórica molesta a algunos desmemoriados que prefieren que no se conozca o se blanquee para poder tapar la basura. Debería interesarse por el blanqueado que se está produciendo aquí y ahora de la historia de Getafe y sus gentes, quizás porque quién debe no promueve el conocimiento y la puesta en valor de los logros sociales, culturales, educativos y económicos de las instituciones democráticas en el desarrollo y progreso de la ciudad, que no parece que hayan sido insignificantes.

Permítanme cerrar estas líneas con un ‘¡Bravo!’ a la solidaridad de la ciudadanía de Getafe con los ucranianos que soportan una invasión y una guerra cruel de su país, tanto en ayudas económicas, como en medicinas y en el acogimiento de quienes se ven obligados a huir: las y los refugiados.
En esta ocasión, no puedo azotar al Gobierno municipal. Ha empezado siendo solidario, económica y afectivamente, pero una colleja sí parece que se está ganando por la falta de información suficiente para la ciudadanía interesada en acoger en sus casas a refugiados.

A mejorar

Seguiremos empujando, criticando y animando a hacerlo mejor y, alguna vez, es posible hasta que aplaudamos, o no.

Getafe Impertinente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *