ECODES, junto con otras organizaciones publicas, publica un nuevo informe de la campaña europea “Clean Cities”.

El informe recopila datos de estudios sobre el impacto positivo que tiene la restricción del trafico en las ventas del comercio local.

GETAFE /03 ENERO 2022/.- Según recogen: “en los últimos años, un número cada vez mayor de ciudades europeas han adoptado políticas y medidas para frenar la contaminación atmosférica y hacer frente a la crisis climática y ambiental provocada por el tráfico rodado. Los responsables municipales han regulado «normas de acceso a los vehículos» que abarcan una serie de medidas, desde las zonas de bajas o cero emisiones, que limitan el uso de los vehículos más contaminantes, hasta restricciones generales al transporte motorizado, por ejemplo, a través de áreas de tráfico restringido o sólo para residentes.”

Destacan que “las zonas de bajas emisiones han tenido una gran aceptación en las más de 250 ciudades europeas donde ya se ha demostrado claramente su eficacia para reducir las emisiones. Como consecuencia, varios países europeos (entre ellos Francia, España y los Países Bajos) han definido esas zonas como el principal instrumento para mejorar la calidad del aire y proteger la salud de los ciudadanos, incluyéndolas en sus planes nacionales. Esto acelerará el despliegue de estas medidas en los próximos años.”

Pero a pesar de esta buena trayectoria, a menudo estas medidas se enfrentan a argumentos sobre que podrían tener un impacto negativo en el sector minorista local, el comercio. Por ello, el informe se centra en examinar los de los efectos reales de las zonas de bajas emisiones y otras normas de acceso a los vehículos en vías urbanas en los comercios locales de algunas ciudades europeas.

De una manera sintetizada, las principales conclusiones son:

  • Las medidas han tenido, en general, efectos positivos en los resultados del sector minorista.
  • Los proyectos de peatones y ciclistas pueden aumentar las ventas del comercio minorista.
  • Se ha observado una reducción de la desocupación del comercio minorista (el número de tiendas vacías) observado una reducción de la desocupación del comercio minorista (el número de comercios vacíos) tras la realización de mejoras en las infraestructuras de movilidad activa.

Según recogen, esto puede explicarse por varios factores:

  • El uso del coche juega un papel menos importante entre los clientes de lo que los propietarios de las tiendas tienden a pensar.
  • La reducción del número de clientes que llegan en coche se compensa con creces con los que llegan a pie, en bicicleta o en transporte público, ya que son más numerosas y visitan las tiendas locales con más frecuencia.

Esto demuestra claramente que medidas como las zonas de bajas emisiones y las áreas de tráfico restringido pueden ofrecer una solución triplemente beneficiosa para el aire limpio, el clima y la economía local. Por ello desde ECODES fomentan a los gobiernos municipales a adoptar medidas ambiciosas que establezcan un camino claro hacia de cero emisiones para 2030, reasignar el espacio público, promover la movilidad activa y poner a disposición de los ciudadanos alternativas limpias y asequibles al coche privado, como es el transporte público de cero emisiones o la movilidad compartida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *