Es posible disfrutar de la «Navidad» y ser sostenible.

Las 15 recomendaciones de Ecologistas en Acción para ensayar la austeridad gozosa al comienzo del descenso energético.

GETAFE / 23 DICIEMBRE 2021/.- Llega la Navidad, esa época del año en la que todos los gastos se disparan: desde los excesos en comidas y bebidas, hasta regalos con costosos envoltorios. Junto al exceso hiperconsumista, está el derroche energético de desplazamientos, y el de esas terrazas sobreiluminadas y con estufas en plena emergencia climática.

También está el exceso institucional: cientos de ciudades compitiendo a ver quién tiene más luces y quién gasta más. Antes era la excepción del alcalde de Vigo, ahora decenas de ciudades compiten, sin tener en cuenta lo que supone la contaminación lumínica y sus efectos sobre la salud de animales, plantas y seres humanos. No parece importar el descenso energético ni el caos climático.

Sin embargo, nadie pone en duda que todo el mundo necesita el encuentro, familiar o con amistades, el intercambio de presentes y regalos, y la fiesta. Lo que ocurre es que todas estas experiencias necesarias para el buen vivir se las ha apropiado el mercado con el marketing y la publicidad. Han conseguido que la vara de medir sea el dinero, la ostentación y el derroche.

“Ecologistas en Acción”, conscientes de que el consumo supone más del 60 % de las emisiones de gases de efecto invernadero y un 80% del consumo de agua y tierra a nivel global. Por ello, presentan 15 ideas para celebrar las Navidades de manera más austera, sostenible y solidaria:

  1. Reducir todo lo que se pueda en mercancías, servicios, productos y energía.
  2. Aumentar aquello que no tiene huella ecológica, pero sí revierte en el bienestar: tiempo para el encuentro, para los paseos por la naturaleza, para los juegos de mesa, para la lectura reposada, para el silencio, para el sexo…
  3. Comer cosas ricas y recuperar costumbres. Estas fiestas podrían ser un buen momento para apostar por productos locales y tradicionales, como el cardo navideño o la lombarda con manzanas. Una oportunidad para sacar de los platos alimentos con un gran impacto ambiental y social.
  4. Reducir el consumo de carne y pescado. Si se decide adornar las cenas con productos de origen animal, Ecologistas en Acción recomiendan consultar su campaña: “Stop Ganadería Industrial” y apostar por carne procedente de ganadería extensiva y de cercanía. En el caso del pescado, recomiendan mirar la etiqueta, dado que ofrece mucha información para elegir un producto procedente de la pesca tradicional con bajo impacto.
  5. Si se regala ropa, hay que tener presente que el sector textil es la segunda industria más contaminante y que, cada año, se fabrican cien mil millones de nuevas prendas de ropa en todo el mundo con un impacto medioambiental y social insostenible. Se puede regalar ropa de segunda mano, de trueque, de economía social y solidaria o de comercio justo.
  6. Si se regala tecnología, es recomendable evitar contribuir a la obsolescencia programada. Se ha conseguido que la vida media de un “smartphone” sea de unos escasos 20 meses. Antes de regalar tecnología nueva, se puede intentar arreglarla y reutilizarla.
  7. Si se está con niñas o niños, puede proponerse que reduzcan su carta, a una selección de aquello que más les gusta. También que hagan trueque, que intercambien, que pidan cosas que no sean objetos y que sean creativas.
    También se les puede hacer un regalo no consumista.
  8. El circo es un espectáculo de magia y alegría que llega a muchas ciudades. Pero debe ser un espacio para trapecistas, payasos, contorsionistas, y no para el maltrato de animales.
  9. No regalar animales. Los animales no son juguetes, son nuevas compañías, deben pensarse antes y, si es el caso, acudir a las protectoras de animales del entorno más cercano.
  10. Regalar tiempo, emociones y buenas ideas, cosas hechas a mano, productos de cooperativas o mercados de trueque, libros… Las muestras de cariño no tienen precio.
  11. Decorar e iluminar las casas con austeridad. Los árboles que antaño se agonizaban en las casas tienen sustitutos que sirven para muchos años.
  12. Las Navidades suponen un aumento de residuos de todo tipo. Se debe intentar reducir, evitar el despilfarro de comida y llevar a puntos limpios los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE). Un propósito contundente: no tirar nada de comida, aprovecharlo todo con imaginación culinaria.
  13. Asociarse a proyectos colectivos que necesitan apoyo para salir adelante y demostrar que sí es posible crear alternativas, como las del mercado social o las organizaciones ecologistas.
  14. Seguir denunciando ataques a la naturaleza y a los derechos de las personas, así como trabajar por un mundo más sostenible y justo.
  15. Y, sobre todo, intentar ser felices y prepararse para un nuevo año con energías ciudadanas renovadas y renovables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *