La oficina morada del ingreso mínimo vital en Getafe.

Hace unos meses un grupo solidario de mujeres y hombres se echaron la manta a la cabeza con la finalidad de ayudar a las vecinas y vecinos de Getafe que tuvieran dificultades técnicas, complicaciones en la recopilación de la información e incluso el propio registro de las peticiones, así, como plazos, recursos, etc.

GETAFE / 21 DICIEMBRE 2021/.- Viernes 29 de mayo de 2020, el Consejo de Ministros aprueba el Ingreso Mínimo Vital. El entonces Vicepresidente segundo del gobierno y Ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias explica “el Ingreso Mínimo Vital supone el mayor avance en derechos sociales desde la aprobación de la Ley de Dependencia del año 2006”.
Era el inicio del reconocimiento de un nuevo derecho, como dijo Pablo Iglesias “no hay libertad si una persona tiene que invertir toda su energía en sobrevivir» pero, como suele suceder en estos casos, iba a tener un recorrido complicado. A la propia complejidad del desarrollo de un nuevo derecho debía añadirse la grave crisis sanitaria que nos tenía encerrados desde hace meses y con muchos servicios públicos que estaban haciendo un teletrabajo de manera precaria y sin los recursos necesarios para ello.
En este contexto unos meses después un grupo solidario de mujeres y hombres, tras recibir la inestimable formación del Colectivo Marea Básica, impartido por Hontanares Arranz, se echaron la manta a la cabeza con el único objetivo de ayudar a las vecinas y vecinos de Getafe que tuvieran dificultades técnicas (la brecha digital es una realidad entre los colectivos vulnerables), complicaciones en la recopilación de la información e incluso el propio registro de las peticiones así como plazos, recursos, etc.

Este grupo empezó su trabajo en julio del año 2020, es un colectivo heterogéneo que lo componen profesores, trabajadores sociales o funcionarios públicos que dedican su tiempo libre ayudando a las personas más vulnerables de nuestra ciudad. En este tiempo que llevan escuchando a todo el que entra por la puerta de “La Morada” cada miércoles, han colaborado, además, en difundir otros tipos de ayudas que, por ejemplo, ha concedido el Ayuntamiento de Getafe. Hoy son diez personas que mantienen abierta la puerta cada miércoles a partir de las 18:30.

«Hay muchas personas que están cobrando la Renta Mínima de Inserción de la Comunidad de Madrid y esta les obliga a solicitar el Ingreso Mínimo con un plazo imposible de cumplir».

En este periodo se han encontrado muchas situaciones pero lo normal es tener “bastantes casos de familias monoparentales ,sobre todo mujeres separadas/divorciadas, personas con permisos de residencia, situaciones extremas con cero ingresos y con avisos de desahucio” pero una cuestión que se repite son “muchos casos de personas que están cobrando la Renta Mínima de Inserción y la Comunidad de Madrid les obliga a solicitar el Ingreso Mínimo y les da un plazo imposible de cumplir”.
El mayor reto que encuentran en un alto porcentaje de casos son “la gran cantidad de solicitudes que están pendientes de resolver, es necesario mejorar los trámites y procesos para que este nuevo derecho sea realmente efectivo”.
A su juicio este trabajo que ellas y ellos realizan “lo debería hacer la administración; ahora que tanto se habla de “reducir la brecha digital” está se está acrecentando , sobre todo precisamente para las personas con menos recursos , sería pues necesario una oficina municipal para ayudar a la gente con los trámites, solicitudes y ayudas como podría ser una Oficina Municipal de Derechos Sociales, o bien crear este organismo a partir de los Servicios Sociales existentes reforzando el personal y medios para atender esta necesidad”.
De todas formas, consideran que este nuevo derecho necesita “un servicio específico, centrado en la atención y apoyo en la realización de trámites , e información sobre recursos a las personas con mayores necesidades. Como nota curiosa varias personas han acudido a nosotras derivadas de los servicios sociales municipales. Aunque nos consta que las trabajadoras sociales están tramitando solicitudes del IMV, pero no dan abasto.”.
Son muchas las anécdotas que han vivido durante estos meses de pandemia “podríamos escribir un libro, aparte del apoyo con el Ingreso Mínimo hemos hecho otras múltiples gestiones, solicitar citas médicas, solicitar prestaciones por desempleo y subsidios, currículos, seguramente nos quedemos con los resultados positivos, y recuerdo el caso de una persona a la que ayudamos a hacer un currículum, le dimos el contacto del Alef, y a los pocos días vino a decirnos que le habían contratado”.
Además, nos cuentan que para muchas personas en situaciones vulnerables La Morada se ha convertido en un lugar de encuentro “tenemos personas que ya son casi de la familia, con las que compartimos sus preocupaciones y celebramos las buenas noticias, cuando logran contratos de trabajo o la tramitación de subsidios, etc”.

Realmente consideran que el ingreso mínimo vital “no está siendo efectivo, el plazo de resolución se eterniza, por otro lado hay casos de denegaciones en las que no se aclara el motivo de la misma y en otros casos los motivos de denegación no son reales, nosotros además de las solicitudes, hemos tramitado bastantes reclamaciones por vía administrativa y en algunos casos y una vez rechazadas o no contestadas éstas, hemos indicado a la gente que hay que reclamar por vía judicial.”

Consideran que uno de los principales problemas es la falta de coordinación entre las administraciones “de manera que antes de agotar las prestaciones del SEPES, como la RAI o los subsidios por desempleo o de la Comunidad de Madrid como el REMI se pueda ir tramitando el IMV para que no haya períodos en los que las familias no cobren nada.”

No obstante, consideran que pese a los continuos anuncios que se han venido realizando de modificaciones al texto legislativo que está pendiente de aprobarse “sí parece que puedan facilitar la tramitación, ampliar las cuantías y rebajar las exigencias. Vamos a confiar en que así sea , de todas formas , creemos que queda mucho por hacer para que este nuevo derecho que puso sobre la mesa PODEMOS, y que ha venido para quedarse sea realmente efectivo, pero pensamos que a partir de aquí se debe avanzar y caminar hacia una Renta Básica Universal”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *