El lenguaje del tiempo

Cuando no sepas a dónde ir, sigue el perfume de un sueño

“La literatura me enseñó a saber quién soy, de donde vengo y hacia dónde voy. Me ha ayudado a encontrarme conmigo mismo, porque la literatura es una especie de radiografía”.

Segundo Hoyos Campos nacido en Perú. Es un escritor de poesía, novela y artículos de opinión cultural afincado en Getafe. 

A la edad de 15 años, se dio cuenta de que la literatura era una puerta de entrada sin salidas posibles.

Apasionado de la poesía y Narrador de novelas

La poesía sabemos que es una literatura concentrada, lenguaje embellecido, donde se habla de los sentimientos, expresándose de manera subjetiva. El lenguaje poético pretende crear un mundo connotativo, sugerente y polisémico, de manera que el resultado sea un texto muy elaborado, lleno de artificiosidad y densidad expresiva.

Por otro lado, en cuanto a la narrativa, he tenido esa necesidad desbordante de escribir lo que siento. Sabemos que, desde tiempos remotos y hasta la actualidad, muchas han sido las formas de comunicar algo. Desde el uso de pinturas en cuevas hasta hacer señales de humo se ha buscado la forma de comunicar sobre un acontecimiento, para mostrar nuestros miedos, exponer la devoción por una determinada deidad o por inquietudes. 

Una de sus virtudes: el lado humanitario

Si hablamos del lado humanitario, debo decir que la literatura es un instrumento que sirve para sensibilizar; si bien es cierto que estamos lejos de muchas cosas, pero de nada estamos más lejos que de nosotras y nosotros mismos. Y si queremos cambiar el mundo tenemos que empezar por comprendernos. Y ante esto la literatura puede dar un sentido de lógica, pero no por temor a la muerte sino, más bien, por amor a la vida.

EL LENGUAJE DEL TIEMPO

En agradecimiento a la gente que leyó mi novela «Las metáforas del viento” nace «El lenguaje del tiempo». Ha sido un reto para mí dar lo mejor, aportando en esta nueva creación vertientes como la humillación, el desprecio, el racismo, la xenofobia, el amor, el desamor, el terrorismo, el sufrimiento, la pobreza, el hambre, la miseria, la inmigración, etc.

“La literatura no es un circo para exhibirse, sino un medio para hacer pensar a la gente, para crear, para ayudar al hombre en su eterno combate por una vida menos injusta”.

Getafe

Cuando llegué a España en el año 1991, una persona al poco tiempo me preguntó: ¿Tú donde vives?, yo le respondí: en Getafe, y de manera despectiva me dijo: Getafe es una zona de gente obrera. La verdad es que en ese instante no supe qué responderle. Ahora, Getafe ha evolucionado considerablemente, tanto social como culturalmente, su gente es muy linda y tiene muy bonita su imagen. 

Yolanda López

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *