Las familias madrileñas cierran el curso demandando mayor inversión en infraestructuras educativas públicas

La Plataforma «¡Centros Públicos Ya!», conformada por más de un centenar de AMPAs de toda la región, recuerda al Gobierno de Díaz Ayuso la necesidad de atender la demanda de plazas y centros públicos en toda la región.
Para el próximo curso, cientos de familias seguirán afectadas por el desplazamiento fuera de sus lugares de residencia por la falta de centros escolares o de vacantes en los colegios e Institutos existentes.

MADRID/ 24 JUNIO 2021/. Las AMPAs y resto de entidades de familias de alumnado que conforman la Plataforma ¡Centros Públicos Ya!, espacio que, representando a miles de familias madrileñas, viene trabajando desde 2015 en la demanda de infraestructuras educativas públicas, señalando además el problema que supone la construcción por fases delos colegios e institutos, han valorado, con distinto signo, el presente curso que hoy acaba, y que se ha visto condicionado por la pandemia sanitaria recientemente vivida.

En el caso de la demanda de construcción de nuevos colegios e Institutos en múltiples barrios y municipios madrileños, así como la espera a la finalización de los ya existentes, la Plataforma señala que sigue habiendo graves problemas en diversos puntos de la reglón. En Getafe, por ejemplo, destaca la situación que sufre el CEIP Miguel de Cervantes (centro actualmente en construcción desde hace más de seis años), la necesidad de construcción de un segundo colegio (el Miguel de Cervantes no ha podido atender un año más toda la demanda),o la falta de un instituto público en el barrio de Los Molinos. En la localidad getafense, además, las familias del IES Elisa Soriano Fischer siguen demandando la segunda fase de construcción de su centro y la retirada de los ocho barracones existentes desde este curso. En Rivas-Vaciamadrid sus familias siguen esperando la segunda fase del CEIPSO La Luna en un centro que el próximo curso verá duplicada su capacidad. Además, en la localidad ripense, las dos parcelas cedidas por su ayuntamiento en 2018 para un colegio y un instituto solo ha visto actividad en el primero, pero a través de la ubicación de su alumnado en varios barracones dentro de otro centro escolar, el CEIP Dulce Chacón.

En La Garena (Alcalá de Henares) siguen yendo lentas las obras del IES Francisca de Pedraza que, tras el abandono de obra por la anterior constructora, ya empieza a demandarse la licitación de la segunda fase debido a una demanda que, según sus familias, de no resolverse en los próximos meses, obligará a recurrir a barracones de nuevo. También hay graves problemas en Parla, donde, desde su ayuntamiento, se han ofrecido varias instalaciones municipales para llevar a los 240 alumnos escolarizados en el IES José Pedro Pérez Llorca (sin edificio y con su comunidad educativa desplazada) aunque desde la DAT Sur (Consejería de Educación) han propuesto que se ubiquen en siete barracones situados en el IES Humanejos, centro éste último de línea 11 con 1400 alumnos que, en septiembre, contará con 240 más del Pérez Llorca. Solo señalar que este IES ya no dispone de baño en planta baja (el año pasado metieron aula Tea en ese espacio), tampoco tiene salón de actos porque tuvieron que ampliar con más aulas hace unos años y perderán espacios exteriores por la ubicación de esos siete barracones. En Coslada también hay pocas novedades en relación a la demanda de un IES en el barrio de El Puerto. En esta localidad, se da la circunstancia que los institutos públicos, en los primeros cursos de ESO, están por encima de la ratio máxima de 30 alumnos/aula, obligando a muchas familias a buscar centros de secundaria fuera del municipio.

En Madrid ciudad también continúan los problemas, tanto en Aravaca, donde sus familias siguen sin noticias de la construcción del IES Ana Frank, con su comunidad educativa desplazada desde hace varios cursos en el CEIP Rosa de Luxemburgo, como en Montecarmelo donde también sus familias siguen denunciando los continuos retrasos en los trámites administrativos para la construcción del IES Blanca Fernández Ochoa, con cerca de 200 alumnos desplazados en las instalaciones de otro centro escolar alejado de su barrio. También señalan los problemas que sufren las familias del madrileño barrio de San Fermín, en Usera, donde llevan años esperando la construcción del IES Ada Byron, en cuya parcela el Ayuntamiento anunció la construcción de un aparcamiento disuasorio. En esa misma línea se encuentran las familias de Valdebebas, barrio que sigue demandando la construcción de su instituto de educación secundaria.

Medidas positivas durante la pandemia

En lo positivo, las familias valoran el beneficio que ha supuesto, no solo en la gestión de los centros, sino en la mejora de la calidad educativa, el hecho de que se hubieran bajado las ratios de alumno por aula como medida de contención del virus del COVID. Portavoces de la Plataforma han señalado que «se ha visto perfectamente como la reducción de ratios ha mejorado los resultados finales en muchos centros, ya que la atención por alumno se ha visto casi personalizada por esta reducción y por la contratación de personal docente de apoyo en los colegios e institutos. De ahí que pidamos a la Comunidad de Madrid que mantenga esas dos medidas para el próximo curso dado el buen resultado que han tenido en la mejora de la calidad educativa».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *