Las vías pecuarias madrileñas no admiten más ocupaciones temporales

Las vías pecuarias son caminos históricos de titularidad pública. Las leyes de vías pecuaria las clasifica como suelo protegido, pero cada día soportan más ocupaciones que desvirtúan su naturaleza y función.

GETAFE/ 06 MARZO 2021/. Las ocupaciones temporales, que deberían ser situaciones excepcionales en las vías pecuarias se han convertido en algo habitual debido a la permisividad de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad de la Comunidad de Madrid. Sobre las vías pecuarias de la Comunidad de Madrid se siguen construyendo de forma legal y sin excepción alguna, ductos de productos energéticos (gas y petróleo), aducciones de agua, canalizaciones de aguas residuales, tendidos eléctricos de distinto voltaje, tendidos telefónicos, depósitos de agua, calas de todo tipo, etc. También existen ocupaciones que se autorizaron hace decenios, que ya no son funcionales y que deberían ser desmanteladas, como restaurantes (Bustarviejo), tendidos telefónicos (Aranjuez, Paracuellos de Jarama), etc.

A lo anterior hay que sumar las múltiples áreas recreativas que se han construido en vías pecuarias sin tener en cuenta el tránsito ganadero (uso prioritario), las decenas de usos especiales que se autorizan en las mismas vinculados a la circulación motorizada y pruebas deportivas con motos y todoterrenos, y las decenas de kilómetros carreteras y autopistas (A-2 ocupando la Cañada Real Galiana) que invaden desde hace años tramos extensos de éstas. También los embalses han sepultado bajo sus aguas otros tantos km de vías pecuarias madrileñas (5 km de la Cañada Real Segoviana por el de Valmayor).

La Comunidad de Madrid ha relegado a las vías pecuarias a ser suelo apto para construir infraestructuras. Aunque los adjudicatarios de las ocupaciones deben pagar un canon por la ocupación, la cuantía es siempre muy inferior a si tuvieran que adquirir la propiedad del suelo o a pagar una tasa a un propietario privado. Con esta actitud, la administración madrileña entrega suelo público, a precio de saldo a las grandes empresas que alteran los valores paisajísticos, ambientales, culturales y la prestación de servicios ambientales del sistema de vías pecuarias.

Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid, lleva estudiando esta temática desde 2015. En este período se ha pasado de 2.500 a 2.762 ocupaciones temporales, lo que supone una media de 43,66 al año y de una ocupación a la semana. Estos datos, evidencian que estas autorizaciones no son algo excepcional, se han convertido en una dinámica habitual de la administración.

A lo largo de 2020 se han tramitado 39 solicitudes de ocupación temporal. En 2020, el 46 % de ellas se han solicitado en ámbitos donde la vía pecuaria ha sido transformada en todo o en parte en calles y aceras de urbanizaciones y polígonos industriales, por lo que las nuevas ocupaciones vendrán a alterar el subsuelo de las mismas y producir una artificialización mayor de éstas. El 20,51 % restante se han solicitado en vías pecuarias que discurren por el medio rural y natural, alterando vías pecuarias que hasta ahora se conservaban con cierto grado de naturalidad.

Las zonas mas afectadas han sido el Sistema Central Castelano, correspondiente al eje noroeste-suroeste con el 53,84 % de las solicitudes. Le siguen La Sagra madrileña (límite con Toledo) y las Campiñas del Interfluvio Jarama-Henares, con un 10,25 % de las peticiones cada una.

La afección a vías pecuarias que discurren por espacios protegidos supone el 20,51 % del total. Se ven afectadas especialmente los espacios protegidos Red Natura 2000 de los ejes de los ríos Manzanares, Lozoya, Guadarrama, Jarama y Henares, Cofio y Alberche.

Los municipios con mayor número de ocupaciones son Guadarrama con cinco, Fuente el Saz de Jarama con tres, Loeches, Moralzarzal, Galapagar y El Boalo-Cerceda-Mataelpino han sido afectadas por dos ocupaciones.

Como novedad con respecto a los informes anteriores, se ha procedido a analizar la calidad de la documentación que presentan las empresas y particulares que solicitan ocupaciones temporales, y el control de calidad que realiza la Consejería de Medio Ambiente, así como la correcta exposición de la documentación en el Portal de Transparencia. Las conclusiones son que la calidad de la documentación es muy baja y los fallos que cometen las empresas y particulares y que luego arrastra la Consejería de Medio Ambiente son numerosos. Además, también se comenten fallos a la hora de colgar la información en el Portal de Transparencia (se olvida colgarla, la cuelgan torcida, etc.), lo que demuestra el poco interés de la Consejería por controlar adecuadamente las solicitudes de ocupación temporal.

Las vías pecuarias madrileñas cada vez más degradadas

Ante este panorama, Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid ha solicitado a la Dirección General de Agricultura, Ganadería y Alimentación de la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad:

  1. que se aplique de forma inmediata una moratoria en la autorización de nuevas ocupaciones temporales en vías pecuarias que discurran por el medio rural-natural de la Comunidad y, en especial, por espacios naturales que gozan de algún régimen de protección Europea, Estatal y/o de la Comunidad de Madrid.
  2. que se busquen soluciones al trazado de las vías pecuarias que han sido ocupadas ilegalmente por el tejido urbano residencial o industrial, para que no se sigan construyendo bajo y sobre ellas nuevas infraestructuras aprovechando la figura de la “ocupación temporal”.
  3. que se informe de forma trasparente a la sociedad del número exacto de ocupaciones temporales, teniendo en cuenta que algunas han tenido que caducar; su tipología y dónde están ubicadas éstas en el sistema de vías pecuarias del territorio madrileño.
  4. que se sancione a empresas como el Canal de Isabel II que hacen obras en vías pecuarias sin solicitar la preceptiva ocupación temporal, o sin notificar obras de mejora y/o urgencia en ocupaciones ya concedidas (como ha ocurrido en 2019).
  5. que se sancione a los Cotos Privados de Caza que instalan señales de primer y segundo orden en el interior o sobre los mojones de las vías pecuarias, cuando es ilegal este tipo de ocupación en las vías pecuarias madrileñas.
  6. que no se autoricen usos especiales vinculados a pruebas deportivas con motos y vehículos todoterreno.
    que se identifiquen las ocupaciones temporales que han caducado y no han eliminado los elementos infraestructurales que se construyeron (torretas y cableados de tendidos telefónicos y eléctricos; tuberías de agua potable y residual en desuso y abandonadas, pozos de registro abandonados; etc.). Obligando a quien la solicitó a que elimine esos elementos y restaure la vía pecuaria a su estado natural inicial; que también se identifiquen aquellas ocupaciones que son impropias de estar en vía pecuaria y se proceda a su demolición: restaurante en Bustarviejo.
  7. que se proceda a sancionar al Ministerio de Defensa por realizar ocupaciones en vías pecuarias sin solicitar la correspondiente autorización (construcción de un campo de golf y pozo de suministro de agua ilegal al mismo en la Cañada de Torote –Alcalá de Henares-; instalación de balizas de apoyo a la navegación aérea de la Base Aérea Militar de Torrejón de Ardoz en la Cañada de Torote y el Descansadero de Montesinos -Alcalá de Henares- etc.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *