Juan Ruiz Ibáñez “El Dalí de Getafe”

“El arte puede ser la mejor arma para la transformación de la sociedad a través de nuestras obras”

Yolanda López

GETAFE/ 27 SEPTIEMBRE.- Hablar de uno mismo no es fácil, la percepción de las personas que nos rodean probablemente no siempre coincide con la que tenemos de nosotras y nosotros mismos.
Por naturaleza me siento una persona creativa, desde que tengo uso de razón mi cabeza siempre está maquinando en nuevos proyectos creativos. Apasionado de la cultura y de las artes en general, he tocado casi todos los palos del arte con mayor o menor acierto. Profesionalmente me dedico a las Artes Plásticas, habiendo trabajado durante tres décadas en talleres de pintura y dibujo del Círculo de Bellas Artes en Madrid. Actualmente, como profesor y gestor de la Escuela Municipal de Bellas Artes en Olías del Rey, en Toledo, que compagino con clases de dibujo que imparto en mi Taller Minerva situado en Perales del Río.

“En mis obras escultóricas y decorativas ¡El reciclado es el objetivo!”

Arte: lenguaje universal que utiliza el ser humano para comunicar sentimientos y emociones, frustraciones y anhelos, amores y desamores; puede llegar a ser la mejor arma para la transformación de la sociedad a través de nuestras obras.
Me siento Creativo antes que pintor; el arte creativo tiene una connotación mucho más amplia, como la escultura, pintura, grabado, poesía, literatura, fotografía, música, danza, etc.

“Admiro la figura de Salvador Dalí”

Arte se puede encontrar en la propia naturaleza, en objetos sencillos y las cosas cotidianas que nos rodean, sólo se necesita esa chispa mágica que es capaz de captarlo.
Mi conexión con el arte y las terapias fue de una manera casual. Hace 8 años Ceadac (centro de referencia estatal a la atención del daño cerebral adquirido), me ofreció dar clases de arte a pacientes afectados y afectadas por un ictus, accidente de tráfico, laboral, etc. Vidas truncadas por daño cerebral adquirido.

“Me considero un artista plástico, con obras personales y simbolistas, temas de viaje y costumbristas, con un cierto aire poético”

Sin saberlo ni pretenderlo, gratamente, descubrí que el arte es una terapia más para ayudar a estas personas en su recuperación. Lo más importante no solo es la terapia que reciben a su paso por este centro de referencia estatal; lo más interesante es que muchos de estos y estas pacientes, sin saberlo, descubren el arte como una afición en sus nuevas vidas, llevándola a sus casas para continuarla en sus lugares de origen.

El Árbol de los Vientos

Un mes antes del inicio de la pandemia, presenté un ambicioso proyecto monumental para mi barrio de Perales del Río, con los presupuestos participativos.
El Árbol de los Vientos pretende ser una escultura ecológica de unos 15 metros de altura que se ubicaría en una de las rotondas del barrio de Perales, un monumento escultórico vanguardista y ecológico, un nuevo símbolo del barrio de Perales del Río.
En Getafe hay un nivel elevado de personas creativas y artistas, como en pocos pueblos de España. El mejor ejemplo es la Asociación Creadores de Getafe la Carpa, donde se aglutinan varias de estas personas con distintas disciplinas artísticas.

“Mi casa museo”

Nació siendo yo un joven currante que, con sacrificio, me hipotequé hasta las trancas en una casa unifamiliar, con las paredes y los bolsillos vacíos. La inquietud por el arte me hizo trabajar durante 37 años para transformar mi casa en un museo del reciclado y las artes en general. He transformando mi casa con objetos desechados por la sociedad de consumo, convertidos en obras creativas y artísticas, para crear un ambiente acogedor y funcional.
“Fue como comprarme una tela hace 37 años y durante este tiempo me he confeccionado un original traje a medida”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *