Los convenios de la SAREB con los Ayuntamientos

Tras varios años de aplicación de este modelo de convenio los resultados son desoladores, de los 8131 municipios que existen en España solo han firmado 28.

GETAFE/ 22 FEBRERO 2021/. La semana pasada el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentaba como “refuerzo” de la política social de vivienda  la firma de un protocolo con la SAREB (Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria)  “para poner a disposición de comunidades autónomas y entidades locales 5.000 nuevas viviendas, una cantidad que se ampliará hasta 10.000 a medio plazo. En la actualidad, comunidades autónomas y ayuntamientos tienen a su disposición 5.000 viviendas de Sareb, por lo que la cantidad total se eleva a 15.000”.

Más allá de que los números aportados por Moncloa no cuadran con los de la propia entidad que ya venía diciendo que tenía disponibles 10.000 viviendas para comunidades y ayuntamientos, es la realidad de cómo son en la práctica dichas aportaciones y cuál es el grado de efectividad de dicha medida.

El objetivo de esta sociedad no es otro que liquidar el problema originado por la crisis inmobiliaria de 2008, rescatados los bancos se intentó recuperar algo del dinero invertido vendiendo estos inmuebles muy por debajo del precio en el cual les situó la burbuja hipotecaria, precios ridículos al que como muchos expertos señalan podrían haber sido “comprados” por las administraciones públicas para convertirse en vivienda social en el país de Europa con menor porcentaje de vivienda pública en alquiler.

Viendo la imposibilidad de vender a cualquier entidad unos inmuebles con situaciones muy complejas decidieron “ejercer su responsabilidad social” y establecer un modelo de convenios para la cesión del uso y disfrute de ciertos inmuebles a CCAA y municipios. Tras varios años de este modelo los resultados son desoladores, de los 8131 municipios que existen en España solo han firmado convenios 28. De las supuestas 10.000 viviendas a los municipios sólo les han entregado, según sus propios datos, 1.162 viviendas.

¿Cuales son las razones para que los municipios no quieran firmar estos contratos?

En primer lugar según establece el modelo de convenio tipo que tiene la Sociedad para todos los Ayuntamientos corresponderá a SAREB seleccionar las viviendas que serán ofrecidas en régimen de cesión de usufructo, de modo que no se ponga en cuestión el cumplimiento de los mandatos legales a los que esté sujeta”, es decir ellos deciden que viviendas de las que disponen ceden sin ninguna posibilidad de estudio previo por parte del Ayuntamiento de turno, es una cesión “a ciegas”.

Esto no sería un obstáculo si hubiera un compromiso firme de evaluación previa de la situación del inmueble pero al contrario se establece que “ en caso de ser necesarias obras de adecuación para habitabilidad, el Ayuntamiento y SAREB asumirán su coste al 50%, hasta un máximo de 7.000 €/vivienda.” algo que evidentemente en situaciones de abandono y ocupación prolongada de inmuebles durante años resulta una cantidad ridícula. 

En caso de superar este coste se puede sacar la vivienda del acuerdo, no se puede obligar a ninguna de las partes a aceptar nada que no esté firmado, pero esto no deja de ser absurdo dado que parece que el único objetivo real parece firmar un acuerdo sin fundamento, que necesitaría de un estudio previo de los inmuebles disponibles en el municipio, situación y necesidades para al menos pactar ambas partes cuales se pueden incluir en esta cesión.

Además desde el momento que el Ayuntamiento acepta la vivienda es responsable de todas las inversiones necesarias, mantenimiento y sucesos que se originen aunque la SAREB se reserve la posibilidad “de recuperar la vivienda” después de cada finalización de cada contrato de arrendamiento aunque no se ha agotado el plazo de la duración del convenio que son de cuatro años renovable por otros cuatro.

Los Ayuntamientos tienen la sensación de que son utilizados por la entidad bancaria para “solventar los problemas de ocupación que tienen estas viviendas” con recursos públicos además de su acondicionamiento y adecuación, para que luego el banco venda el inmueble. No tenemos que olvidar que la SAREB tiene como accionista mayoritario al Estado que mediante el FROB tiene el 45 % pero el restante 55 % está en manos privadas.

La presentación del protocolo firmado la semana pasada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con la patronal bancaria española y la SAREB, se ha presentado como un rechazo a la propuesta de Unidas Podemos de regular en la nueva ley de vivienda la cesión de esta viviendas de grandes tenedores al parque público de viviendas y la propuesta de modificar los estatutos de la sociedad para obligar a ésta a tener entre sus objetivos no solo la venta de inmuebles sino la cesión de estos inmuebles a dicho parque público de viviendas que en el caso de nuestro país sería autonómico dado que es el nivel competente en esta materia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *