Renaturalizar las áreas periurbanas

Fernando Pardo

GETAFE/ 27 ENERO/. Durante décadas hemos visto crecer nuestras ciudades sin apenas darnos cuenta de que cada vez presentaban un ambiente más insano (contaminación atmosférica, ruido, calor excesivo en verano, etc.). Ahora, también sabemos que las ciudades, como consecuencia de su elevado consumo energético y altas emisiones de CO2, son uno de los principales agentes del cambio climático. En este contexto, un urbanismo más verde que dé mayor peso a calles arboladas, parques y jardines, tejados y paredes verdes, bosques periurbanos o riberas arboladas, juega un papel esencial en la mejora del ambiente urbano.
La reciente Estrategia Estatal de Infraestructura Verde y de la Conectividad y Restauración Ecológicas hace hincapié en esta importancia del verde urbano para mejorar la calidad de vida en las ciudades y enfrentar al cambio climático. La Agenda 2030 también plantea conseguir unas ciudades más sostenibles, con acceso universal a zonas verdes y a la reducción de las muertes y enfermedades debidas a la contaminación. Además, aboga por el establecimiento de medidas de lucha contra el cambio climático y sus consecuencias. Para el cumplimiento de todos estos objetivos es esencial una infraestructura verde de calidad y bien distribuida en las áreas urbanas.
En esta red verde juegan un papel esencial las áreas periurbanas, que sirven de transición entre el medio urbano y el rural. Estos espacios garantizan la movilidad ecológica y la conservación de la biodiversidad, ofrecen amplias áreas para el contacto con la naturaleza y contribuyen a la mejora de la calidad de vida, al reducir la contaminación y actuar de regulador térmico. Asimismo, aumentan la capacidad de retención de agua del suelo, disminuyen la escorrentía superficial y mejoran la calidad del agua que llega a los acuíferos.
Getafe, y toda el área metropolitana sur de Madrid, presentan graves problemas de contaminación y déficit de zonas verdes en muchos de sus barrios. La renaturalización de las periferias urbanas puede ayudar a hacer frente a estos problemas. Estas nuevas zonas verdes pueden servir de conexión con los grandes parques periurbanos del sur de Madrid, como Polvoranca o Bosquesur, y con el Arco Verde de la Comunidad de Madrid, proyecto regional que pretende crear un gran cinturón verde alrededor del área metropolitana madrileña.
El valor estratégico de las zonas periurbanas se cumplirá mejor si albergan ecosistemas lo más naturales posible, cuyo conjunto de especies supongan una continuidad con los ecosistemas naturales que existan más allá de la ciudad. No obstante, en la mayoría de las periferias urbanas los ecosistemas naturales han desaparecido, lo que significa que se requiere una verdadera restauración ecológica. Esta tendrá que basarse en los ecosistemas característicos de nuestra región, los bosques mediterráneos, que no son muy diferentes de otros bosques de este tipo del resto de España o de Europa. La aridez del clima, con escasas precipitaciones y una época seca estival, hace que sean bosques menos productivos que los de zonas templadas húmedas, por lo que la arboleda no es ni tan alta ni tan densa. Esta es también la razón de que sean ricos en arbustos.
Entre los árboles propios de estos bosques están las encinas, alcornoques, quejigos, pinos, enebros y sabinas. Dentro de los arbustos, algunos tienen hojas planas y duras parecidas a las de la encina, son de tamaño medio y con frutos carnosos (olivilla, cornicabra, aladierno, acebuche, etc.). Otros arbustos son de tamaño menor, hojas muy pequeñas y frutos secos (romero, lavanda, cantueso, diferentes tipos de jaras, etc.). Estas especies son las mejor adaptadas al clima y suelos de nuestra zona, por lo que no requieren grandes cuidados para su restauración, solamente una adecuada plantación, la colocación de tubos protectores para defender las plantas de los conejos y algún riego en las épocas más secas.

Una de las características más importantes de los bosques mediterráneos es su gran diversidad, lo que da lugar a múltiples interacciones ecológicas. Por ejemplo, los arbustos de frutos carnosos suponen una fuente importante de alimento para la avifauna que, además, lleva a cabo su dispersión. Los de menor tamaño, como el romero, presentan vistosas flores a las que acuden infinidad de insectos. También existe una gran diversidad de árboles. Los pinos juegan un papel fundamental en estos ecosistemas. Tienen un crecimiento más rápido que otras especies y alcanzan grandes tamaños. En los proyectos de restauración pueden formar en pocos años un estrato de árboles altos que servirá de hábitat a numerosos animales, constituirá puntos de paso para animales que dispersan semillas y dará sombra a los estratos inferiores.
También habrá que incluir en la restauración una proporción importante de encinas y otras especies de bellota. A pesar de su más lento crecimiento son parte indispensable de los ecosistemas mediterráneos. Su preciado fruto es fuente de alimento para una gran parte de la fauna, incluida la que está aquí solo de paso, como las emblemáticas grullas. Otros árboles también importantes, aunque no alcancen la talla de los anteriores, son enebros y sabinas. Se trata de los árboles más rústicos de la flora mediterránea, capaces de vivir en los suelos más pobres. Sus órganos reproductivos carnosos también alimentan a una prolífica fauna que contribuye a dispersarlos de manera muy efectiva en terrenos desprovistos de vegetación.
La búsqueda del vínculo entre estos nuevos bosques restaurados y la ciudadanía debe empezar con una adecuada información de sus beneficios. Aunque en general las áreas verdes son valoradas positivamente, se debe ahondar en la divulgación de sus beneficios para que la ciudadanía tenga una información imprescindible que pueda guiar su actitud (efectos en la salud, en el ambiente, en la cohesión social, en la biodiversidad, el cambio climático, etc.). Asociaciones e instituciones públicas deben implicarse en esta labor de información.
Una forma de vincular a la ciudadanía con estas nuevas zonas verdes es hacerle partícipe de su creación y mejora, por ejemplo, con la realización de plantaciones, colocación de cajas nidos para pájaros o refugios para otras especies animales. Estos trabajos colectivos dan lugar a relaciones más estrechas entre la vecindad, ayudando a la cohesión social. En este tipo de actividades colaborativas las entidades organizadoras deben crear y facilitar un entorno para la participación. El apoyo de las instituciones es fundamental, ya que pueden poner a disposición de asociaciones, o grupos de ciudadanos y ciudadanas, distintos medios materiales, herramientas, locales, etc., así como permitir que se lleven a cabo estas iniciativas en áreas públicas. Una forma muy extendida para fomentar esta participación es la donación de árboles y otro tipo de plantas por parte de las instituciones. Esta confluencia de iniciativas tendrá beneficios sumamente positivos para la ciudadanía y para la mejora de la calidad de vida y los vínculos sociales en las ciudades.

Iniciativa “Bosques para Getafe”

Plantación vecinal en el Barrio de BuenavistaLa asociación Getafe Central, con el apoyo del Ayuntamiento de Getafe y dentro de la iniciativa “Bosques para Getafe”, organiza una plantación vecinal en el barrio de Buenavista. Animamos a asociaciones, vecinos, vecinas y familias a que se unan a ésta y otras futuras plantaciones en las que se utilizarán especies autóctonas de distinto tipo (árboles, arbustos y matas) para ayudar a la renaturalizacion de las zonas periféricas de nuestra ciudad.
Las especies utilizadas serán las características del bosque mediterráneo madrileño, como encinas, pinos carrascos y piñoneros, enebros, sabinas, quejigos, aladiernos, labiérnagos, romeros, cantuesos, jaras, etc. El uso de gran cantidad de especies vegetales ayudará a que en el futuro se forme un bosque diverso, similar a los que se conservan en algunas zonas madrileñas como el Parque de la Cuenca Media del Guadarrama.
Más información e inscripciones en la columna derecha en esta página web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *