Ocio digno

La situación de pandemia que vivimos desde marzo del año pasado no ha hecho más que dejar aún más claros algunos de los problemas que sufre la juventud. Uno de ellos es la falta de espacios de ocio digno.
Un asunto bastante sangrante en relación a la falta de dichos espacios es el de las casas de apuestas, que al contrario que otros negocios, ha gozado de todas las facilidades y ayudas durante la pandemia para seguir expoliando a la juventud de los barrios populares, pero como decía al principio, este problema no es nuevo, viene de lejos y hay que ponerle freno cuanto antes.
Ahora más que nunca es necesario el impulsar centros sociales y alternativas de ocio para combatir la lacra que suponen las casas de apuestas, por supuesto, sin olvidar el papel que deben de jugar las instituciones, limitando con todas sus herramientas la expansión de estos negocios que en su mayoría son propiedad de los mismos fondos buitre que especulan con un bien de primera necesidad como es la vivienda.


Eloy Mayorga
Responsable de Cultura Popular y Ocio de Rebeldía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *