El Telón de Segismundo

Entrevista a marcos toro, actor de teatro
«Al teatro no solo se va a reír, también se va a llorar, a sentir miedo, a amar, a odiar, a contradecirse, a no dar por hecho… a pensar»

Yolanda López

GETAFE/ 26 ENERO/. Marcos Toro, joven inquieto y optimista, apasionado del teatro, de familia humilde originaria de un pueblecito en la sierra de Cádiz. Desde que tenía 9 años sabía que quería dedicarse a este oficio. La decisión irrevocable llegó a los 12 años, viendo el estreno que hizo su hermano en Taormina de ¡Ay, Carmela! “Me emocionó tanto, siendo tan crío, que sentí la necesidad de querer ser yo él, transmitir esas sensaciones y esas emociones”.


El Telón de Segismundo

Nace porque sentía que el teatro y las actividades pedagógicas teatrales tienen mucho que aportar a la educación de los niños y niñas. Yo estudié Magisterio Infantil antes de formarme en la interpretación. La carrera influyó mucho en mi línea de trabajo; dedico más tiempo al entrenamiento de habilidades intelectuales, emocionales, que a la formación de futuros actores y actrices. Es más importante que el alumnado se encuentre bien emocionalmente para que sus mentes estén libres y esponjosas. A mí hacer teatro en mi adolescencia me ayudó mucho para encontrarme a mí mismo, ser disciplinado, saber comunicar, pensar… Se aprenden herramientas muy útiles y desde el Telón de Segismundo queremos ofrecerlas acompañando a jóvenes en uno de los momentos más delicados y frágiles que tiene la vida, a través de actividades reflexivas que les harán crecer como persona y como colectivo.


Cómo se accede a la Asociación

Personas adultas, jóvenes y niños y niñas a partir de 9 años forman los tres grupos en los que enseñamos técnica de teatro, a través de ejercicios para mejorar o desarrollar sus propias habilidades. Durante el curso preparan escenas de teatro, y a la vez conocen autores y autoras importantes que hay en la escena actual española. El próximo año serán autores fallecidos del siglo XX, e iremos rotando cada año. Las y los más pequeños trabajan teatro de improvisación, crean de forma activa historias cortas que se inventan en el momento con estímulos que ofrece el público. Trabajamos en ello durante todo el año para que cuando suban al escenario tengan confianza y no sientan miedo por equivocarse o “hacerlo mal”; la muestra es parte del proceso y lo único que se traduciría en “hacerlo mal” sería “no hacerlo”. Por otro lado, a jóvenes, adultos y adultas que pasan tres años o más en nuestra asociación, se les cede espacio para trabajar en una obra de teatro que yo dirigiré. Este año, estamos trabajando en una obra que va sobre la manipulación a través del poder y que esperamos poder empezar a mostrar a finales de este año.


Premio extraordinario en la I Gala de Cultura en Getafe

Agradecimiento a quienes conceden este premio, a los socios y socias que llevan apoyándonos desde hace mucho tiempo y que han seguido confiando durante la pandemia, a los queridísimos alumnos y alumnas, y a la familia, que son pilares fundamentales que sostienen nuestras ilusiones. Este premio nos ayuda a tomar aire para confiar más en nuestro trabajo y consolidar la dirección de nuestra asociación, la nueva productora y todos los trabajos teatrales que hagamos en el futuro para Getafe.
“Nos seguiremos esforzando mucho para ofrecer calidad y rigor profesional”.


La Dual Producciones, presente y futuro.

Mi propia compañía profesional que crea y produce espectáculos como el recién estrenado en Getafe, Peter el Rojo. Quiero diferenciarla de la asociación porque desde ella haremos trabajos profesionales y muy personales colaborando con otros grupos y artistas. Peter el Rojo, se hizo en colaboración con Calatea, un grupo de teatro que alberga El Centro de Artes la Praga en Madrid. Los proyectos que crearemos irán enfocados a temas universales, de los que no hay una única respuesta, o que están en continuo cambio.


Necesidades de la Asociación y la Compañía

La compañía principalmente lo que necesita son espacios de exhibición. Con la pandemia hay un tapón enorme de espectáculos por estrenar y las distribuidoras tienen compromisos con producciones que llevan un año sin girar. Lo que necesitamos es que nos ayuden a distribuir nuestro trabajo y que los ayuntamientos den oportunidades a una “generación maldita de artistas”, un espacio con dotación técnica, disponibilidad y compromiso donde poder ensayar con regularidad. Un espacio exclusivo para nosotros y nosotras. Me considero afortunado porque me han ido cediendo espacios y estoy agradecido por ello, pero esa búsqueda facilitará mucho el trabajo artístico, “si alguien pudiera considerar la precariedad por la que pasa nuestro trabajo”.

La cultura en Getafe

Getafe tiene grandes entidades culturales que sostienen el tejido cultural que les corresponde. Hay oferta cuidada y de buena calidad. Pero el tejido teatral se ha debilitado mucho, tanto en la oferta como en la demanda. He presenciado en el Lorca cómo han pasado compañías buenísimas, propuestas muy valiosa de artistas desconocidos y desconocidas y con un precio de entrada bajo, y solo se ha ocupado un tercio del aforo. Por eso creo que hay que animar al público a conocer el teatro desde dentro, habilitar más espacios de ensayo y de exhibición como el Teatro de la calle Madrid. Hacen falta apuestas fuertes y duraderas para crear costumbre, nuevos públicos… Y para eso hace falta tiempo, inversión y una buena organización. Todos y todas somos responsables de reactivar el funcionamiento del teatro y más concretamente el de la calle Madrid; los y las políticas deben marcarlo en la agenda como “un beneficio importante para la ciudad”. Getafe se lo merece.

‘Peter el Rojo’

Una adaptación y versión revisada por mí mismo del ensayo de Franz Kafka, “Informe para una academia”. Una obra que ofrece a través de su protagonista una reflexión sobre la libertad. Aunque la obra de Kafka admite numerosas lecturas, hemos querido ahondar en el anhelo del ser humano por alcanzar la libertad a través de la continua necesidad de avanzar, crecer y evolucionar. Peter es un primate que vive y vivirá con el mismo anhelo de libertad que cualquier otro u otra individua desearía. Y este discurso tan actual sobre la sensibilidad animal también lo utilizamos, desde un punto de vista ecológico, para plantearnos qué pasaría si conseguimos que un animal como un mono evolucione hasta lograr hablar y nos explicara qué significado tiene para él la libertad… Y después ya te puede explotar la cabeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *