Educación y desigualdad en Getafe

GETAFE/ 26 ENERO/. Reportaje de Julio Rogero sobre pobreza infantil y desigualdad educativa en la región y en el municipio de Getafe
El problema de la desigualdad.

Uno de los problemas más importantes que tiene la sociedad actual es la profunda desigualdad que no para de crecer con las crisis continuadas que vivimos. Las colas del hambre, el paro creciente, la precariedad, la dificultad para sobrevivir en situación de carencia extrema, nos muestran esa inaguantable realidad que marca la vida de mucha gente. La pobreza y la exclusión tienen un eje económico en el empleo y el consumo; un eje político en cuando a los derechos sociales, políticos y culturales (a la salud, a la vivienda, a la educación, a la cultura…); otro eje es el social, donde se vive el conflicto y la segregación; y con la pandemia que vivimos, se hace más evidente el eje manifestado por el acceso desigual a las tecnologías digitales y a internet. El impacto de esta crisis se hace más evidente en los hogares con personas dependientes, con paro o empleos precarios, las familias monoparentales en situación de pobreza, la infancia y la juventud en situación de exclusión o con personas con problemas de salud y enfermedades crónicas.
Esta es una realidad que también se vive en Getafe. Aquí queremos ver cuál es la incidencia de estas situaciones en la educación de la infancia de nuestra localidad para poder hacer propuestas que nos ayuden a dar una respuesta a estas problemáticas desde las políticas de proximidad. La pobreza y la exclusión que producen condicionan el derecho a la educación en circunstancias dignas. La concentración de alumnado en esta situación en muchos centros educativos públicos hace necesario que se afronte de forma urgente esta realidad de emergencia social que se prolonga y profundiza ahora.

La realidad de Getafe en datos de pobreza y exclusión. La pobreza infantil.

Los datos que tenemos de Getafe, extrapolados de la Encuesta de Condiciones de Vida 2018 para la Comunidad de Madrid, nos dicen que, antes de la crisis del Covid-19, el 51,8% de la población vivía al límite de sus posibilidades y el 23,6% tenía dificultades para llegar a fin de mes. La tasa de riesgo alto de pobreza y exclusión social es del 19% de la población, unas 35.600 personas.
Para la Comunidad de Madrid el número de personas con muchas dificultades está en el 7%. Con dificultades el 11,3% y con cierta dificultad el 24,9%. La población de Getafe entre los 0-16 años es de 33.268 personas. La tasa de pobreza infantil de Getafe se sitúa en el 19%, lo que significa que más de 7.600 niños y niñas viven en hogares con ingresos por debajo de la renta media, poco más de 900 € al mes para familias con cuatro miembros, que además de no poder cubrir sus necesidades básicas, tampoco pueden cubrir los gastos escolares. La infancia en situación de pobreza tiene unas tasas muy superiores de fracaso y abandono escolar. Es como si vivieran una maldición: la pobreza se hereda y el fracaso escolar también. No podemos olvidar que las personas con Educación Primaria incompleta (16%) y sin estudios (6,72%) que suman 36.649, un 23,4% del total, se sitúan mayoritariamente dentro del 23’6% de las familias que tiene dificultades para llegar a fin de mes, donde se encuentra la mayoría de la infancia empobrecida. La pobreza infantil ha aumentado en Getafe, entre otras razones, también debido a las debilidades que muestra el sistema de protección a la hora de cuidar a las familias en situación de pobreza y exclusión.

La desigualdad educativa en la Comunidad de Madrid y en Getafe

La Comunidad de Madrid es la región con mayor segregación socioeconómica de España. Esta segregación sigue aumentando cada año debido a las políticas neoliberales del Gobierno del Partido Popular. Aumenta en educación por la privatización, que supone un apoyo descarado a la escuela privada-concertada. Además se fomenta el bilingüismo excluyente y clasista. Ambos segregan por nivel académico y socioeconómico, penalizando a quienes vienen de contextos de pobreza y exclusión.
La inversión en educación desde 2009 a 2019 en España ha disminuido del 5% del PIB al actual 4,1%. Con mayor incidencia en la escuela pública, en la que está la población más desfavorecida. A esto se añade que la Comunidad de Madrid ya en 2014 fue, y sigue siendo hoy, la que menos invirtió por estudiante (4.443€), la mitad que en el País Vasco (8.976€). La media en España se sitúa en 5.169€. Sin embargo, la Comunidad de Madrid está a la cabeza en nivel de riqueza según datos del INE de 2018.
La distribución de la desigualdad en la educación en Getafe tiene relación directa con las dos redes. Dentro de la red pública en la que está, en más de un 90%, la población afectada por la pobreza, la escuela pública es más equitativa a pesar de los elementos segregadores que todavía contiene: la enseñanza bilingüe, los centros no bilingües y la educación especial. La red concertada es segregadora en sí misma mayoritariamente por razones que no podemos analizar ahora.
Con datos tomados del Observatorio de Getafe, los colegios públicos no bilingües tienen más del doble de porcentaje de alumnado con necesidades educativas específicas (ACNEE) y de compensación educativa (CE) (9,4%), que los centros públicos bilingües (4,1%), mientras que los centros concertados se sitúan en una posición similar a los centros bilingües. En los institutos se da una mayor segregación: IES no bilingües (10%), IES bilingües (1,6%) y en centros concertados (4,7%). Estos datos reflejan la triple red segregadora: pública no bilingüe, pública bilingüe y concertada. Los diez centros con menor proporción de ACNEE y CE son todos concertados o públicos bilingües.

Las respuestas necesarias en Getafe.

Lo que ocurre en la infancia condiciona el bienestar que la ciudadanía alcanzará a lo largo de su vida. Por ello, eliminar las trabas al desarrollo pleno de toda la infancia es clave para el avance como ciudad cuidadora de sus habitantes, sobre todo de quienes viven situaciones de pobreza y exclusión.
En el caso de Getafe es necesario hacer frente, con amplias medidas de tipo de compensación social y educativa, a las políticas segregadoras y excluyentes de la Comunidad de Madrid desde hace tanto tiempo. Por ello se hace urgente diseñar y ejecutar un plan municipal de lucha contra la pobreza infantil y contra la segregación escolar.
Algunas de las medidas de ese plan de lucha contra la pobreza infantil desbordan el marco educativo y se sitúan en el marco del proyecto de ciudad habitable para toda la ciudadanía y cuidadora de su población más necesitada. Podrían ser: extensión de la renta mínima vital a todas la familias que lo necesiten con el apoyo y asesoramiento de los servicios sociales; fortalecimiento urgente de los servicios sociales haciendo que Getafe deje de ser el furgón de cola de la inversión social (44,91€ por habitante, frente a Sabadell 100€ o Santurtzi 266€); dedicar el remanente económico a gastos sociales y no a gastos en infraestructuras; implicación de todos los grupos municipales en una política educativa y de lucha contra la pobreza consensuada y con la participación de los diferentes sectores de la comunidad educativa. Parece fundamental la coordinación de la información y recursos de los diferentes organismos municipales y las entidades ciudadanas en los barrios (servicios sociales, concejalía de educación, centros de salud, salud mental, EOEP, policía municipal, centros cívicos, asociaciones…).
El plan municipal de lucha contra la segregación escolar implica involucrarse junto a la comunidad educativa en la defensa de actuaciones que eliminen todas las políticas educativas excluyentes de las personas más desfavorecidas. Se precisan medidas de compensación educativa que hagan efectivo el derecho de todos y todas a la educación: gratuidad real de la enseñanza pública en todos los niveles; reducción de las ratios en todas las etapas educativas; aumento de profesionales para atender a la diversidad y al alumnado con más necesidades y dotación de los recursos materiales necesarios para los centros con alumnado con más necesidades educativas; becas suficientes de material escolar, comedor, ayudas sociales, etc. para las familias más desfavorecidas; un equilibrio mayor en la escolarización de este alumnado entre los centros, para evitar su concentración en un mismo centro; modificación del Programa Bilingüe para que deje de ser segregador; adaptación del currículo para que tenga en cuenta la diversidad del alumnado; adecuación de los tiempos escolares a las diversas necesidades pedagógicas y socioculturales del alumnado más desfavorecido; dotar de los recursos económicos necesarios a los centros para hacer la reformas necesarias en el tiempo más breve posible; seguir configurando Getafe como ciudad educadora y ciudad de la equidad con una nueva visión de los tiempo sy los espacios educativos; atención a las personas jóvenes que abandonan prematuramente su formación con planes de formación profesional, escuelas taller, planes de fomento del empleo y la creación de una Unidad de Formación e Inserción Laboral (UFIL); aumento de los recursos económicos municipales en educación que compensen los recortes de la Comunidad de Madrid; promover centros públicos 0-18 años; mantener la subvención del suplemento de cuota de bebés y las ayudas a las cuotas más bajas; creación de un Observatorio de la Educación de Getafe dentro del Consejo Escolar Municipal; desarrollo de la Casa de la Educación como centro de convergencia de todas las entidades y personas relacionadas con la educación; creación de un Banco de Tiempo específico de apoyo educativo para el alumnado de la escuela pública más necesitado.
Muchas de estas propuestas ya están en marcha, pero se hace urgente, en la situación de emergencia social que vivimos, dedicar un esfuerzo mayor para hacerlas efectivas. La ciudad de Getafe necesita ser más equitativa, justa y fraterna de lo que es. Lo pide a gritos esa pobreza que cada día se hace más visible y que debe sacarnos a todos y todas, y en primer lugar a las políticas sociales municipales, de la indiferencia e insensibilidad que con frecuencia vivimos.

Para saber más:
José Sánchez (2020) en el Observatorio de Getafe: “Pobreza y exclusión social”
Miguel Lancho y Jesús Rogero (2020):“La educación confinada”, en el Observatorio de Getafe.
Mapa de pobreza infantil del Comisionado de la pobreza infantil del Gobierno de España. 2019
Informe Foessa 2018.
Encuesta de Condiciones de Vida 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *