Getafe Central a favor del arbolado urbano

La mayoría de los expertos consultados coincide en que hay varias circunstancias que explican el mal estado de muchos de los árboles urbanos, lo que les ha hecho tan débiles frente a la nevada: falta de espacio, mala selección de la especie y el lugar, mala plantación y malos cuidados.

GETAFE/ 23 ENERO 2021/. La borrasca Filomena, con su intensa nevada, ha hecho estragos en el arbolado de Getafe, al igual que en otras zonas del centro peninsular. El espesor de la nieve ha alcanzado unos 50 cm en Madrid y su área metropolitana, lo que equivale a 50 litros de agua por metro cuadrado, o lo que es lo mismo, 50 kilogramos por metro cuadrado. Este peso ha causado grandes daños en los árboles más debilitados de nuestras calles, parques y jardines.

Esta situación ha abierto un debate sobre la gestión del arbolado urbano, del que se han hecho eco numerosos expertos durante los días posteriores a la nevada. Muchos de los árboles dañados, como pinos o madroños, son propios de nuestros bosques autóctonos, donde estas condiciones no les han afectado de manera tan acusada. La mayoría de los expertos consultados coincide en que hay varias circunstancias que explican el mal estado de muchos de los árboles urbanos, lo que les ha hecho tan débiles frente a la nevada: falta de espacio, mala selección de la especie y el lugar, mala plantación y malos cuidados.

Una de las prácticas que más afecta al arbolado son las podas. Cuando éstas no se realizan adecuadamente ocasionan debilidades estructurales y una mala configuración de la copa. De esta forma, en el momento en que las ramas son sometidas a grandes esfuerzos, se tronchan. Por otro lado, si los árboles no se han plantado adecuadamente, quedando la planta torcida y mal arraigada, las grandes tensiones ocasionadas por el peso de la nieve hacen que se derrumben.

Efectos del peso de la nieve en pinos piñoneros de una calle de Getafe

El mal estado de muchos de los árboles urbanos hace que su vida media alcance como mucho de 30 a 50 años, muy inferior sin duda a la que pueden llegar a tener en la naturaleza. Esta debilidad de los árboles, además de acortar su vida, les hace muy sensibles a episodios como el vivido con la borrasca Filomena, lo que les deteriora aún más. Los eventos climáticos extremos, como esta nevada, olas de calor, sequías o inundaciones, serán cada vez más frecuentes, como pronostican todos los modelos sobre el cambio climático. El aumento generalizado de las temperaturas también supondrá un estrés añadido para los árboles.

Por todas estas razones, los expertos en arboricultura a los que se les ha preguntado estos días sobre el efecto de la nevada en los árboles aconsejan replantearse la gestión del arbolado urbano. Las buenas prácticas deben comenzar desde la selección de la especie y la calidad de la planta en el vivero. Después se debe adecuar la especie a la zona donde se plantará. La plantación debe seguir unos protocolos básicos, dejando suficiente espacio en el suelo, colocando los tutores adecuados para mantener el árbol recto, plantando en época adecuada y regando y abonando el árbol. Finalmente, el mantenimiento debe favorecer la salud del árbol, con una estructura natural fuerte, que no se vaya desdibujando con podas exageradas.

En este contexto, distintas organizaciones han hecho un llamamiento a un cambio en la manera de gestionar el arbolado urbano. El comunicado “Árboles necesarios”, al que se han adherido organizaciones como Ecologistas en Acción, ARBA o la Asociación Española de Arboricultura, aboga por una nueva gestión de los árboles de nuestras ciudades, en la que se tengan en cuenta todos los beneficios que éstos aportan y se prepare a los árboles para los eventos extremos, como el ocasionado por la borrasca Filomena. La asociación Getafe Central se ha adherido a esta propuesta.

La importancia de los árboles para la salud de nuestras ciudades y del planeta en general se viene reclamando desde hace años por organismos nacionales e internacionales.

Las ciudades no sólo son las principales receptoras de los efectos del cambio climático sino también las principales causantes, debido a sus altas emisiones de CO2 y su gran consumo energético. Actualmente la población mundial se concentra en un 50 % en las ciudades y se prevé que en 2050 esta cifra ascienda al 70 %.

Los grandes árboles de las ciudades son excelentes filtros para los contaminantes y las partículas en suspensión y, colocados adecuadamente junto a los edificios, pueden reducir el gasto de aire acondicionado en un 30% y ahorrar entre un 20% y un 50% en calefacción. Un solo árbol puede almacenar hasta 150 kilos de CO2 al año. También tienen otros beneficios para los ciudadanos y el medioambiente. Así, las actividades al aire libre en las zonas arboladas mejoran la salud física y mental. Además, los árboles proporcionan hábitat, alimentos y protección a plantas y animales, aumentando la biodiversidad urbana. Según la OMS los seres humanos necesitamos, al menos, un árbol por cada tres habitantes, y de 10 a 15 metros cuadrados de superficie verde por persona para respirar un mejor aire en las ciudades.

En la Cumbre del Clima de 2019 se lanzó la iniciativa “Trees in cities challenge”, con un llamamiento a las autoridades locales para aumentar la cubierta de árboles. Algunas ciudades de todo el mundo se han integrado en la Plataforma de Ciudades con la Naturaleza (Cities With Nature), destacando que la planificación urbana debe tener en cuenta la interconexión de las ciudades con su entorno natural y que se debe avanzar en su renaturalización. En este sentido el libro presentado por la FAO en 2018, Bosques y Ciudades Sostenibles, recoge la forma en que 15 ciudades de todo el mundo están reverdeciéndose para disfrutar de los beneficios que ofrecen los árboles en un contexto urbano. Dentro de nuestro país destaca el proyecto del Anillo Verde de Vitoria-Gastéiz, de 645 hectáreas de extensión, y que cuenta ya con más de 25 años. En la construcción de este anillo y de otras infraestructuras verdes destacan su protocolo de difusión pública, su enfoque participativo social y su programa de comunicación y sensibilización dirigidos a la ciudadanía y diferentes agentes sociales.

En el Foro Mundial sobre Bosques Urbanos celebrado en Mantua (Lombardía, Italia) en 2018 también se hizo un llamamiento para mejorar y aumentar la superficie arbolada de las ciudades del mundo. Entre las conclusiones de esta reunión se señaló que los bosques urbanos contribuirán a alcanzar muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El lema de este Foro fue “ciudades más verdes, más sanas y más felices para todos”. En este objetivo debería estar implicada toda la comunidad y estamentos y organismos públicos y privados de cada ciudad.

De acuerdo a esta necesidad de reverdecer y naturalizar nuestras ciudades, la asociación Getafe Central , con el apoyo del Ayuntamiento de Getafe, ha propuesto la iniciativa “Bosques para Getafe” con el objetivo de incrementar las zonas verdes en nuestra ciudad con especies propias del bosque mediterráneo, mediante la colaboración vecinal. Queremos realizar plantaciones de especies autóctonas de distinto tipo (árboles, arbustos y matas) con nuestros vecinos, en diferentes lugares de la ciudad, principalmente en su periferia. Este año comenzamos en el Barrio de Buenavista pero la idea es extenderlo a otras zonas de Getafe como Los Molinos, El Bercial o Getafe Norte.

¡TODA LA INFORMACIÓN DE LA PLANTACIÓN DEL BARRIO DE BUENAVISTA LA TIENES EN ESTE ENLACE!

Utilizaremos plantas adaptadas al medioambiente de nuestra zona, propias del bosque mediterráneo madrileño, como encinas, pinos carrascos y piñoneros, enebros, sabinas, quejigos, aladiernos, labiérnagos, romeros, cantuesos, jaras, etc. El uso de gran cantidad de especies vegetales creará un ambiente diverso que ayudará a que se pongan en marcha procesos ecológicos como la dispersión de frutos, polinización de flores, desarrollo del suelo, creación de un ambiente fresco por la sombra de los árboles, etc. Un adecuado mantenimiento durante los primeros años, permitirá que el conjunto pueda evolucionar hacia un bosque similar a los que se conservan en algunas zonas del territorio madrileño como el Parque de la Cuenca Media del Guadarrama.

2 comentarios en «Getafe Central a favor del arbolado urbano»

  • el 28 enero 2021 a las 14:32
    Enlace permanente

    Esperanzado con la iniciativa. En mi caso llevo muchos años por la situación del Cerro de los Ángeles que tiene el arbolado enfermo o directamente muerto en muchos casos , y es nuestro único pulmón.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *