Una gran nevada causa de fuerza mayor, exime de ir a a trabajar

La jurisprudencia ha entendido que, siempre y cuando pueda acreditarse una situación irremediable y forzosa para no acudir al trabajo, la empresa no podrá imponer al trabajador una sanción por retraso o ausencia.

GETAFE/ 10 ENERO 2021/. Una causa de fuerza mayor es aquella que no se puede prever ni evitar, y además ocurre de forma excepcional. Por lo general, se trata de situaciones que tienen que ver con fenómenos climatológicos o atmosféricos: una gran nevada, un terremoto. 

El Estatuto de los Trabajadores se hace cargo de este tipo de situaciones en su artículo 47.4, el cual explica lo siguiente: ’el contrato de trabajo podrá ser suspendido por causa derivada de fuerza mayor con arreglo al procedimiento establecido en el artículo 51.7 y normas reglamentarias de desarrollo’.

A raíz de experiencias reiteradas, la jurisprudencia ha entendido que, siempre y cuando pueda acreditarse una situación irremediable y forzosa para no acudir al trabajo, la empresa no podrá imponer al trabajador una sanción por retraso o ausencia. De este modo, esta situación estaría totalmente justificada por un motivo ajeno a él y, por lo tanto, estaríamos ante una ausencia laboral justificada y no sancionable.

Aunque la ausencia al trabajo no es sancionable, el empleado sí que deberá compensarla. Esta compensación se acordará entre el empresario y el trabajador, ya sea utilizando un día de vacaciones, recuperando las horas de ausencia o solicitando el descuento económico de las mismas.

Si la empresa impone al trabajador una sanción, éste podrá impugnar en el plazo de veinte días hábiles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *