El Gobierno da un paso más hacia la plena igualdad en el empleo

El Consejo de Ministros aprueba dos decretos para regular la igualdad salarial entre
hombres y mujeres y los planes de igualdad en las empresas

Redacción

El pasado martes 13 de octubre fue aprobado, por parte del Consejo de Ministros, el Real Decreto (902/2020) de Igualdad Retributiva. Este decreto regula en las empresas la obligación de, como su nombre indica, tener iguales retribuciones por trabajos de igual valor.
Todas las empresas deberán llevar un registro de retribuciones que, según el principio de transparencia retributiva, estará al acceso de la representación de las personas trabajadoras o de ellas mismas, con las correspondientes garantías de protección de datos. El registro deberá incluir los valores medios de los salarios, complementos salariales y las percepciones extrasalariales, todos desagregados por sexo y distribuidos según la clasificación profesional aplicable en la empresa.

Fuente: Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo


Así, se establecen los mecanismos para detectar tanto discriminaciones directas como indirectas, siendo estas últimas las más habituales, ya que es extraño pagar diferentes salarios por el mismo empleo, pero no lo es tanto que las mujeres perciban menos complementos u ocupen puestos peor valorados debido a estereotipos y roles sexistas. La mitad de la brecha salarial se produce no en el salario base, sino en los complementos y añadidos al mismo, práctica nada fácil de demostrar con las políticas de secretismo salarial que manejan muchas organizaciones. Uno de los objetivos de la nueva ley es proponer medidas que acaben con este secretismo de los salarios y obligue a las empresas a acabar con esta desigualdad salarial.
Las medidas recogidas en el Real Decreto de Igualdad Salarial entrarán en vigor el 13 de abril de 2021.
Además, se ha aprobado también el Real Decreto (901/2020) que regula los Planes de Igualdad, que desarrolla legalmente la herramienta establecida en la Ley de Igualdad de 2007 para garantizar que esta se aplique de forma efectiva.

Fuente: INE


Este decreto, que entrará en vigor a los tres meses de su publicación, establece que las empresas cuya plantilla llegue a las cincuenta personas están obligadas a elaborar un Plan de Igualdad.
El decreto pone especial énfasis en los procesos de diagnóstico, para detectar la situación real de la empresa y las posibles discriminaciones que puedan darse, y la negociación, con los agentes sociales, para la elaboración del Plan de Igualdad. La meta es que las empresas dispongan de planes- que deben incluir auditorías retributivas- que abarquen desde el proceso de selección de personal y la permanencia en una empresa hasta la salida del puesto de trabajo, atendiendo así a las discriminaciones indirectas, como la mayor dificultad de la promoción profesional de las mujeres por la sobrecarga de trabajo de cuidados en las familias.
El Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, en colaboración con las organizaciones sindicales y empresariales más representativas, elaborará una guía técnica con indicaciones para la realización de auditorías retributivas con perspectiva de género.
La aprobación en el Consejo de Ministros de estos decretos ley recoge el «Acuerdo para el desarrollo de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en el trabajo”, alcanzado en el marco del diálogo social y la negociación colectiva, implicando a todas las y los actores relevantes en el marco de las empresas, el pasado 30 de julio, y que fue ratificado por la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz; la ministra de Igualdad, Irene Montero, y los dos principales sindicatos del país, UGT y CCOO.
Se trata de un avance histórico por la igualdad en el empleo, logrado a través del consenso y, eso, es una victoria feminista. Avanzamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *