Pandemias

Eloy Galván

La Guerra Civil Española y la Gripe Española han sido los dos episodios más letales que acontecieron en nuestro país en el siglo XX.
La llamada “Gripe Española” invadió nuestro país en mayo de 1918. En una España empobrecida económica y socialmente, la Dirección General de Salud, dependiente del Ministerio de Gobernación, contaba con un ridículo presupuesto para hacer frente a esta epidemia. Ante el impulso de la enfermedad, se recomendaron medidas de higiene y confinamiento que no evitaron que, finalmente, fallecieran cerca de 300.000 personas, la mayoría procedentes de las clases más desfavorecidas.
A pesar del coste humano de la pandemia, la sanidad sólo dio un salto cualitativo durante la República cuando – por primera vez – se creó un Ministerio de Sanidad, cuya titular fue Federica Montseny, la primera ministra nominada en nuestro país.
Al finalizar la Guerra Civil, el sistema sanitario volvió a integrarse en el Ministerio de Gobernación hasta la llegada de la democracia en 1977. Ese año, Adolfo Suárez restauró el Ministerio de Sanidad, incrementándose con los años el presupuesto y la calidad de los servicios de salud hasta situarse entre los más valorados del mundo.
Desde 1981, las competencias sanitarias están en manos de las Comunidades, algunas de las cuales se han dedicado estos últimos tiempos a privatizar buen número de servicios, muy al contrario de la actuación de nuestros vecinos europeos. Sin embargo, la irrupción de la Covid-19 ha puesto en evidencia el deterioro de la Sanidad Pública provocado por estos recortes.
A pesar de todo, este es el momento de confiar en la capacidad y entrega de nuestras y nuestros profesionales sanitarios, y de cumplir sus recomendaciones de higiene y seguridad. Solo así, actuando con responsabilidad social y sentido común, podremos doblegar esta pandemia que nos amenaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *