EDITORIAL/ No es casualidad

Carabanchel, Usera, Villaverde, Vallecas, Ciudad Lineal, Fuenlabrada, Humanes, Getafe, Parla… ¿qué tienen en común la mayoría de los distritos y municipios que ha cerrado la Comunidad de Madrid? ¿Por qué los contagios se multiplican en estas áreas? ¿Por qué cierran zonas de Getafe o Fuenlabrada que tienen menos contagios que zonas del centro de Madrid?
Si escuchamos a los medios y al Gobierno regional, es culpa de la irresponsabilidad de la gente. No obstante, si el único factor fuera este, ¿significa eso que la zona sur de Madrid es la más irresponsable de toda España?
Nadie se lo traga. Se han restringido las zonas que albergan a las clases populares de la Comunidad de Madrid por razones evidentes que no se atreven a admitir.
No es ninguna casualidad que los contagios se multipliquen en barrios hacinados de gente trabajadora que está obligada a utilizar metros y cercanías abarrotados a diario.
No es casualidad que existan más contagios donde la sanidad pública ha sufrido los peores recortes del país.
No es casualidad que haya más contagios en barrios donde la gente no tiene empleos que le permitan teletrabajar.
No es casualidad que haya más contagios en zonas donde el tamaño de la vivienda es hasta un 50% menor que en zonas con menos contagios.
En definitiva, no es casualidad que, en la región con más densidad de población, menos rastreadores, sanidad pública más recortada o con una gestión nula de las concentraciones en el transporte público, el gobierno de Ayuso haya decidido cerrar a los barrios más golpeados por la pobreza y la precariedad.
Pero, sobre todo, no es casualidad que a quienes culpen de todo este desastre sea a una ciudadanía que sufre las consecuencias de un gobierno más pendiente de la celebración de fiestas taurinas, que de atender a la gente que cada día grita socorro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *