Abuso y Maltrato en la Vejez

Paco Arias

El pasado 15 de junio se ha celebrado el Día Mundial de toma de conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez.
Estos maltratos, muy importantes pero poco estudiados, crecen a medida que crece la población de personas mayores.
Su origen está en el edadismo, que junto al sexismo y el racismo, es una de las grandes discriminaciones que padecemos. Se manifiesta en el trato conmiserativo y pseudo protector hacia las personas mayores, y también en no hacer caso a sus opiniones y deseos. El edadismo se basa en estereotipos ampliamente extendidos en la sociedad. Estos estereotipos describen a las personas mayores como personas incapaces de comprender el mundo actual y de aprender nada nuevo, que viven a costa de los demás recibiendo unas pensiones inmerecidas, cuyas opiniones no están fundamentadas y sus deseos son caprichos más o menos insensatos.
De estas ideas preconcebidas surgen unas pautas de abuso y maltrato por parte de familiares, cuidadores y personas en quienes la persona mayor ha puesto su confianza.
Pero también se dan formas de maltrato de carácter social, estructural. Los microedadismos; la falta de personal y de cuidados en algunas residencias; la falta de medios y la precarización en las atenciones domiciliarias; la reducción de las pensiones; los abusos bancarios y de otras entidades; el impedir que las personas mayores ejerciten su derecho a una muerte digna, etc.
Estos abusos y maltratos se dan en todas las personas mayores. Pero se agudiza en aquellas personas mayores que padecen deficiencias físicas o cognitivas.
Hay por hacer para combatir el maltrato a las personas mayores. Se necesitan protocolos en servicios sociales, sanidad, policía, justicia… y una acción de concienciación sobre este problema mayor del que existe.
Y es urgente aprobar una Convención de los Derechos de las Personas Mayores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *