‘Otro tiempo, otro planeta’. Una mirada al ecofeminismo.

Redacción

La Asociación Otro Tiempo nace en 2009 con el objetivo de ofrecer formación y sensibilización en violencia de género, principalmente a personas relacionadas con la intervención social. Formada, casi en su totalidad, por mujeres que se encuentran en diferentes dificultades, imparte talleres de Sensibilización en Violencia, Emprendimiento y Alfabetización digital para mujeres mayores, Ley de Extranjería o Nuevas Masculinidades, entre otros.
En 2014, una de las mujeres de la asociación queda en situación de desempleo y comienza a pensar en cómo sacar adelante un proyecto de autoempleo. Uniendo este concepto con el de reciclaje, se le ocurre probar con la recogida de aceite usado y, asesorada por otra compañera, plantean un proyecto que busque solucionar esa problemática en torno al reciclaje y que a la vez genere empleo para víctimas de violencia de género. Tras estudiar su viabilidad, se lanzan a trabajar en comunidades de vecinos y vecinas. Dada la necesidad de formación, impartirían talleres de sensibilización y, de paso, recogerían el aceite usado. Apoyadas por la Federación de Administraciones empiezan a trabajar. Así nace Otro Tiempo, Otro Planeta.
Lara Blas es la responsable de Comunicación, Redes y Comercialización de Otro Tiempo, Otro Planeta, que a día de hoy cuenta con siete trabajadoras. Explica las dificultades de abrirse paso en el mercado siendo un proyecto que viene de la economía social y solidaria. “Competimos directamente con empresas de mercado, que en general se dedican a invertir grandes cantidades de dinero, pero poco en proyectos sociales”.
“Los comienzos fueron especialmente duros. La recogida en las comunidades era insuficiente, sobre todo porque en el ámbito doméstico hay muy poca concienciación; un litro de aceite contamina cuarenta mil litros de agua”.
Con el objetivo de financiarse y poder dar el empujón para empezar a trabajar con otros clientes, empezaron a presentarse a diversas convocatorias. Es en 2014, tras recibir el Premio de Emprendimiento Social de la Obra de La Caixa, cuando Otro Tiempo, Otro Planeta consigue comenzar a tejer mercado, tanto en el sector público como en el privado, así como a través del Canal Horeca. Posteriormente recibirán otros premios, como el Premio de Innovación social de Ecoembes en 2015. Su proyecto ha sido además finalista en los Premios de Justicia Climática de Onu Mujeres de 2016.

«Nos creen incapaces de trabajar por haber sufrido violencia de género»


Hoy, recogen aceite en multitud de hoteles, restaurantes, cafeterías y hospitales como La Paz, Gregorio Marañón, El Niño Jesús o el Doce de Octubre. Aceite que después venden a una empresa de tratamiento de residuos, que lo transforma en biodiesel. Este es su medio de financiación.
Hace un año, ‘Otro Tiempo Otro Planeta’ pasó a ser empresa de inserción. “Cuando hablamos de asociación parece que existe la idea de que no das un servicio de calidad. Además, no hay posibilidad de recibir las subvenciones con las que hoy se cuentan”, explica Lara. “Pero, aunque a día de hoy seamos empresa de inserción, somos S.L., todos los beneficios revierten en el proyecto en sí, aquí no hay sueldazos ni directivas”.
Otro reto al que se enfrentan es el estigma que sufren las mujeres víctimas de violencia de género. “Se les presupone incapacidad laboral por lo que han vivido. Se cree que no van a ser capaces de ofrecer un servicio adecuado; es imprescindible luchar contra este estigma. Se trata de que este trabajo les sirva para poder reconstruir el escenario de su vida. Se les garantizan las condiciones óptimas para poder salir de la situación en la que se encuentran y construir un futuro, poniendo a su disposición los recursos necesarios para ello, como la flexibilidad necesaria para poder conciliar”.
La Asociación Otro Tiempo continúa avanzando en este sentido. A día de hoy continúan impartiendo talleres de formación y sensibilización. La Concejalía de Igualdad o el Cuerpo de Policía Local del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid son algunas de las entidades públicas con las que actualmente trabajan.

«Todos los beneficios revierten en el proyecto en sí, aquí no hay sueldazos ni directivas»


Además, desde 2017, Otro Tiempo ha puesto en marcha una papelería ecológica, que cuenta, de momento, con dos empleadas. Un paso más hacia el ecofeminismo en la economía que persiguen.
Para estas mujeres no se trata solo de proyectos de autoempleo, si no de ir más allá, invertir en lo social. Conjugar la lucha por los derechos de la mujeres y la defensa de nuestro planeta es su objetivo principal. Mujeres y naturaleza. Ambas buscan la reivindicación de algo que ha sido históricamente subordinado. Lara lo resume como “Justicia climática con perspectiva de género”.

Si quieres saber más:
www.otrotiempo.org
www.otrotiempo-otroplaneta.org
www.milhojaseco.es

Un comentario en «‘Otro tiempo, otro planeta’. Una mirada al ecofeminismo.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *