La cultura infectada por el virus

Redacción

Uno de los sectores más gravemente afectado por la epidemia ha sido la cultura. Los datos de precariedad y temporalidad que ya vivía el sector antes de la crisis eran alarmantes. Hoy, algunas estimaciones dicen que la pandemia puede afectar a más de 700.000 personas relacionadas con el sector, lo que representa el 3% del PIB nacional y, un dato importante, casi el 70 % de estos trabajadores y trabajadoras dispone de una titulación universitaria; un porcentaje muy alto si lo comparamos con la media nacional, que es del 43 %.
Nuestra cultura ha sido uno de los ámbitos que entendieron desde el primer día la enormidad del reto que enfrentamos como sociedad y los problemas que podrían derivar de la llegada de la pandemia a nuestra vida. Por ello, fue el primero en ponerse a disposición de todas y todos para aliviar el confinamiento.
Ahora, la llegada progresiva de la denominada “nueva normalidad” les sitúa en circunstancias vitales muy complicadas. El cumplimiento de las restricciones sanitarias establecidas por el Ministerio de Sanidad impide la celebración de las diferentes actuaciones previstas con los mínimos requisitos de viabilidad necesarios; por tanto, van a necesitar de su propio plan de reconstrucción.
En la Comunidad de Madrid la representación sectorial de las asociaciones profesionales de las artes escénicas de la región ya expresó su malestar en un duro comunicado dirigido a la Consejera de Cultura, Marta Rivera De la Cruz de Ciudadanos, emitido a finales del mes pasado: “es de sobra conocido que, en materia de cultura, las competencias están totalmente transferidas. Pelear con el Ministerio es correcto, pero no puede pedirle al Ministro que haga sus deberes: eso, ni es liderazgo, ni es lealtad ”.
La respuesta de la consejera tuvo lugar días después con la presentación del denominado proyecto Línea COVID-19 Liquidez Cultural, con el que se habilitan avales para financiar con hasta 40 millones de euros a los sectores escénico y audiovisual. Lo más interesante de la medida, según indica la propia Marta Rivera de la Cruz, es que se plantea con una carencia de hasta 18 meses y los créditos se pueden devolver hasta en 4 años. El mínimo que puede pedirse son 20.000 euros y el máximo 100.000.
Algo insuficiente para el sector, que denuncia que la Consejería no haya contado con ellas y ellos para elaborar las medidas de choque y destaca otras medidas más ambiciosas que se han producido en otras CCAA, como el caso del País Vasco, donde los artistas afectados por el parón de la actividad cultural recibirán ayudas de hasta el 70 % sus ingresos medios con un máximo de 1.200 euros al mes, con el Programa de Apoyo a Profesionales de la Cultura diseñado por el Gobierno Vasco.
A nivel estatal, tras unas desafortunadas declaraciones del Ministro de Cultura José Manuel Rodríguez Uribes del PSOE, donde afirmó que “primero está la vida, y luego el cine” -lo que provocó un aluvión de críticas en el sector- ,se han tomado iniciativas de manera conjunta con la FEMP para lograr un Pacto Estatal por la Cultura. El Ministro de Cultura explicó: “ las industrias culturales forman parte de nuestra actividad económica, un motor fundamental que genera riqueza y bienestar en porcentajes significativos de nuestro PIB”.
Posteriormente se aprobaba un paquete de medidas destinadas a apoyar al sector cultural para hacer frente a la situación derivada de el COVID-19 y que supone una inversión presupuestaria del Ministerio de Cultura y Deporte de 76,4 millones de euros.
Se habilita un acceso extraordinario a la prestación por desempleo para los trabajadores de la cultura, que por su intermitencia no habían quedado amparados por los mecanismos de cobertura establecidos hasta la fecha. De este modo, por ejemplo, los artistas podrán acceder de manera extraordinaria a la prestación de desempleo por un periodo de hasta 180 días, según el periodo de ocupación cotizada en el año anterior, reconociendo así la intermitencia laboral y la especial vulnerabilidad de los trabajadores del sector cultural. Esta medida afecta al 45 % de los contratos de trabajo del sector artístico, que son por obra o servicio; es decir, de carácter intermitente.

Podemos Getafe solicita que se mantenga el presupuesto de cultura para 2020


Consideran que es necesario mantener el presupuesto destinado a cultura para proteger el empleo, “aquellas actuaciones que estuvieran previstas y contratadas pueden usar herramientas telemáticas para su difusión entre las vecinas y vecinos mientras las restricciones sanitarias impidan volver al método tradicional”

‘Getafest’ cultura contra el virus


Se trata de la iniciativa municipal de la cual pudimos disfrutar las vecinas y vecinos organizada por el Ayuntamiento de Getafe, a través de la delegación de Cultura, que reunió a diferentes artistas del municipio para amenizar durante el confinamiento, a la vez que se apostó por promocionar el talento local.
Todas las propuestas de la agenda cultural se pudieron disfrutar mediante las redes sociales: Instagram, Youtube y Facebook.

Suspendidas las fiestas de los barrios 2020


Desde la Delegación de Cultura se han puesto en contacto con todas las comisiones de fiestas de los barrios de Getafe para explicar las dificultades de celebración este año. Proponen invertir el presupuesto destinado para ellas en actividades culturales en los barrios que puedan cumplir las restricciones sanitarias establecidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *